Universidad de Barcelona
Universidad de Barcelona - Inés Baucells

«Cataluña ha segregado su modelo de profesorado con fines políticos»

Santiago Redondo, profersor de la Universidad de Barcelona, afirma que la Generalitat «prentende crear sus propios docentes universitarios, con un modelo diferente al estatal, para poder controlarlo»

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Santiago Redondo, profesor de Psicología y Criminología de la Universidad de Barcelona (UB), accedió a su plaza de titular por la vía funcionarial. En estos últimos años, coincidiendo con el impacto de la crisis y la precarización de las plantillas en las universidades públicas catalanas, según denuncia, la figura del profesor funcionario «se ha denostado».

«La mayoría de profesores funcionarios ronda los 60 años y como no se han convocado prácticamente plazas, lo que se está potenciando desde la administración autonómica son los profesores laborales. Se ha extendido la idea falsa de que el modelo funcionarial es anacrónico, caduco, y que debe tenderse al modelo imperante en algunos países europeos que es el laboral», apunta en una entrevista concedida a ABC.

Esa imagen extendida en estos últimos años en Cataluña sobre el cuerpo docente estatal responde, según explica el profesor de la UB, «a la intención por parte de la Generalitat de crear su propio cuerpo de profesores universitarios, con una fórmula de acreditación diferenciada de la estatal, para poder controlarlos».

Aislar al profesorado

Sabe bien de lo que habla. Actualmente es vocal por UGT de la Junta de Personal Docente e Investigador (PDI) de la UB y hace años fue también responsable del Sindicato de Universidad de Fesp-UGT.

«Lo que se ha conseguido con el modelo impulsado por el Govern desde 2003 es aislar por la vía fáctica el sistema de profesores catalanes del imperante en el resto de España. Ha segregado su modelo del estatal con fines políticos», asegura en una entrevista concedida a ABC. Redondo advierte de la situación de desventaja en la que se encuentra el profesorado permanente laboral de Cataluña con respecto al de otras comunidades autónomas.

«Los docentes acreditados por la agencia catalana tienen menos opciones de optar a plazas en el resto de España»

«Los catedráticos o agregados acreditados por la agencia catalana tienen menos opciones de optar a las plazas que se ofertan en otras universidades de fuera de la Comunidad, pese a que hay acuerdos puntuales entre la AQU y la ANECA para facilitar en algunos casos la movilidad», denuncia Redondo, que accedió a su plaza hace años por la via funcionarial.

Santiago Redondo
Santiago Redondo - ABC

«Me gustaría saber cuántos profesores laborales acreditados por la agencia estatal ocupan actualmente plazas en las universidades catalanas y cuántos de los acreditados por la AQU acuden a las ofertadas en el resto de universidades españolas. Estoy convencido de que la movilidad es prácticamente nula», asegura el profesor titular, quien sospecha que tras ese modelo propio de acreditación para los contratos laborales hay «una intencionalidad política».

«A la Generalitat no le interesan los funcionarios, quiere dejar de tener vínculos con el gobierno estatal y laboralizar sus plantillas. La mayoría de los funcionarios tiene una edad próxima a la jubiliación y los contratos que se están priorizando desde la administración son los laborales», asegura en declaraciones a este medio. Redondo recuerda, sin embargo, las ventajas de ser profesor universitario funcionario.

«Los procesos de selección de funcionarios permiten menores tentaciones de injerencia por parte de las instituciones políticas»

«Los procesos de selección de funcionarios están mucho más reglados (por leyes generales) y permiten menores tentaciones de injerencia de parte de las instituciones políticas. Asimismo, el sueldo de los docentes funcionarios es el que establece con carácter general la ley, igual para todos, acorde con los patrones funcionariales generales, sin que pueda ser precarizado a capricho de cada administración», señala el docente.

Menor libertad

«La dependencia profesional (sueldos, docencia, investigación, sexenios, valoraciones) de los funcionarios universitarios es diversificada, tienen distintos patrones: Ministerio, comunidad autónoma, rectorado. Si tu puesto laboral y tu salario dependen de una sola administración cabe el riesgo de que dicha libertad sea menor», arguye Santiago Redondo.

Para acabar, lanza una reflexión: «Desde la perspectiva de los trabajadores, creo que la mayoría de los profesores aspirarían a optar a plazas docentes funcionariales, pero en Cataluña no se les permite, porque no se convocan. Lo cual, no deja de ser un agravio importante frente a sus compañeros de otros lugares de España, que suelen tener esta opción. De hecho, es curioso que la mayoría de los docentes que han ideado el modelo catalán son funcionarios».