Nada de carne roja en los menús a niños de 0 a 3 años es la nueva disposición de las autoridades sanitarias catalanas
Nada de carne roja en los menús a niños de 0 a 3 años es la nueva disposición de las autoridades sanitarias catalanas - ABC

Cataluña elimina la carne procesada de los menús de las guarderías

Aconseja limitar a dos veces por semana el consumo de carne roja

BarcelonaActualizado:

Nada de carne procesada, menos proteína animal y más «flexibilidad» a la hora de introducir nuevos alimentos a los bebés de 0 a 3 años. Estas son las principales recomendaciones de las autoridades sanitarias catalanas respecto a lo que debería ser «el abc» de la alimentación a estas edades. En la guía «Recomendaciones para la alimentación en la primera infancia», que ayer presentó la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPC) y que actualiza la publicada hace siete años, la Generalitat incorpora, entre otros, todos los consejos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) respecto al consumo de carne roja.

Uno de los cambios más notables en las nuevas instrucciones alimentarias es la eliminación del embutido en los menús de las guarderías y la limitación, a dos veces por semana, de carne roja. Gemma Salvador, dietista-nutricionista de la dirección general de Salud Pública de Cataluña, que ha dirigido la elaboración de la guía, destacó ayer la necesidad de reducir las cantidades de proteína animal en los menús de estos niños, en especial las raciones de carne y pescado, ya que, según explicó, la tendencia es que sean superiores a las necesidades y también a la sensación de hambre que tienen los bebés.

La guía recomienda la leche materna (o adaptada) de forma exclusiva hasta los 6 meses y proporciona nuevos enfoques en el calendario de incorporación de nuevos alimentos. Entre otras cosas, aboga por no alargar el consumo de alimentos servidos de forma triturada, sino intercalarlos con troceados, chafados y sólidos, con excepción de aquellos que puedan suponer «un riesgo de atragantarse», que se introducen a partir de los tres años. Los expertos que ha elaborado la guía coinciden en que hasta ahora la introducción de alimentos en la dieta de los bebés estaba muy pactada, especialmente porque se relacionaba con la aparición de alergias, pero que «no hay ninguna evidencia científica» al respecto.

Demasiados aspirantes a «el Bulli»

La experta en nutrición se mostró crítica con el uso excesivo de los artilugios de cocina que emulsionan los alimentos. En este sentido, la responsable de la coordinación de las guarderías del Ayuntamiento de Terrassa, Mercè Fontané, explicó que en la escuela no pueden «hacer espuma tipo el Bulli y hay niños que no quieren nada que no sea esa textura».

El secretario de Salud Pública, Joan Guix, subrayó la importancia de este documento como instrumento de información y asesoramiento para los profesionales de los centros sanitarios que ofrecen consejos alimentarios como para las familias y las personas responsables de guarderías infantiles. «Tenemos una epidemia de obesidad infantil», lamentó Guix y recordó en este sentido la importancia de la alimentación en la primera etapa de la vida.

«No es bueno forzarles a acabárselo todo»

En la rueda de prensa participaron también Maria Eugenia Ortolà, representante de la Sociedad Catalana de Pediatría, quien insistió en que los niños « no deben decidir ni qué, ni cuándo, ni dónde comen, pero sí la cantidad». «No es bueno forzarles a acabárselo todo», añadió. Según el manual de la ASPC, ejercer presión sobre los niños para que se acaben el plato está vinculado a una mayor incidencia de sobrepeso y obesidad, a más resistencia a comer en ese momento, a aversiones a ciertos alimentos, alteraciones en los mecanismos de saciedad y otras conductas alimentarias poco saludables.