El líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado
El líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado - ABC

Casado defiende a ultranza la Lomce mientras el Govern aplaude su modificación

El presidente del Partido Popular la considera un «desmantelamiento» orquestado por Pedro Sánchez para regresar al «modelo fracasado y mediocre» de la Logse

Por su parte, el conseller de Enseñanza de la Generalitat, Josep Bargalló, se ha mostrado satisfecho con el cambio, aunque ha señalado que prefería uno mucho más incisivo

MadridActualizado:

La propuesta de modificación de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) ha generado, como cabía esperar, respuestas radicalmente opuestas en el Partido Popular y en la Generalitat. La primera ha llegado de manos del presidente del partido, Pablo Casado, quien ha mostrado el rechazo de su formación a este cambio y lo ha tildado de «desmantelamiento» orquestado por Pedro Sánchez para regresar al «modelo fracasado y mediocre» de la Logse. Por su parte, el conseller de Enseñanza de la Generalitat, Josep Bargalló, se ha mostrado satisfecho, aunque ha incidido en que hubiera preferido una derogación absoluta de la norma.

«Un modelo fracasado»

Casado ha indicado este viernes a Europa Press que ha sido la reforma educativa del PP a través de la Lomce la que «había permitido bajar el fracaso y el abandono escolar más de seis puntos» en España. Por ello, y en sus palabras, regresar a la Logse representa volver «a un modelo educativo fracasado y mediocre que ha lastrado a nuestros jóvenes» cuando durante el Gobierno del PP «hemos logrado bajar mucho el paro juvenil».

A su vez, ha defendido que la Lomce fomenta, entre otras cuestiones, la formación profesional dual, los itinerarios, la evaluación de conocimientos, la libertad de los padres en la elección de centros, la vertebración nacional de los contenidos, o el bilingüismo, aspectos claves para lugar contra los índices de paro juvenil en España.

«Se lo quieren cargar todo, volver al modelo fracasado del paro juvenil masivo», ha dicho Casado, y ha insistido en el «rechazo absoluto» de su formación a que el Gobierno de Pedro Sánchez ponga «palos en la rueda en las reformas educativas que tiene que hacer competitivos a los trabajadores futuro».

El presidente nacional del PP ha incidido en que la Lomce es «una buena ley» que ha sido «paralizada por la oposición antes de entrar en vigor en su totalidad» y desde el PP por lo que se va a seguir apostando es por su mantenimiento para contar en España con «un buen sistema educativo que haga prosperar a nuestros jóvenes».

Una «derogación sin serlo»

Por su parte, en una atención a los medios en una visita a Vilanova i la Geltrú (Barcelona), Bargalló ha afirmado que «con las modificaciones que propone, a grandes rasgos, coincidimos plenamente. Es a la práctica una derogación de la Lomce sin serlo».

Bargalló ha reclamado que de la reforma educativa del Gobierno salga una legislación «clara», y ha pedido que en el proceso parlamentario que se inicia se introduzca como requisito la coeducación en la concesión de conciertos educativos y avanzar en las funciones de la inspección, el sistema de oposiciones y los cuerpos docentes.

Tras calificarla de «buena» propuesta de reforma, ha dicho que los grupos parlamentarios en el Congreso y el Senado que dan apoyo al Govern trabajarán para introducir estas demandas.

Bargalló ha confiado en que desde ahora hasta la aprobación de la reforma pueda introducirse una modificación más contundente, y que «la contundencia contra el agravio a la escuela de la ley Wert se pueda consolidar y consensuar entre todos».

Ha considerado que, pese a no significar la derogación formal de la Lomce, sí que sirve para acabar a grandes rasgos con lo que la «ley Wert» quería introducir para «destruir bases del sistema educativo» y permite a Catalunya continuar trabajando con un sistema propio que la Lomce atacaba.