Muñoz-Repiso afima que «no se puede consentir que dos millones de vehículos circulen sin seguro». José García

Carlos Muñoz-Repiso: El Gobierno despenalizará la circulación de vehículos que carezcan de seguro

El Gobierno prevé despenalizar la conducción con vehículos sin seguro obligatorio. El director general de Tráfico, Carlos Muñoz-Repiso, ha explicado a ABC que la medida, que supone un cambio del Código Penal, evitará que los conductores que cometan delitos con estos vehículos sean juzgados por la vía penal y se les aplique la Ley del Seguro, que prevé sanciones económicas más fuertes.

MADRID. Isabel Gallego
Actualizado:

Acabamos de terminar las vacaciones de Navidad con 215 muertos en las carreteras, once más que el año pasado. Doscientas quince víctimas en apenas quince días.

-¿No hay forma de evitar que en cada período de vacaciones mueran en la carretera cientos de personas?

-No hay una fórmula mágica. La solución está en la conciencia de las personas. Hay cuestiones adyacentes como la mejora de las carreteras, pero con las mejores carreteras del mundo, las personas se matan. El problema es cómo convencer a los ciudadanos de que lleguen a casa cuatro minutos más tarde. De todas formas, el número de accidentes ha descendido mucho en los últimos diez años.

AUMENTO DE LOS ACCIDENTES

-Han descendido los accidentes, pero no la tendencia. En 1989 había cien mil siniestros con víctimas y en 1999, noventa y siete mil, pero a partir de 1994 empiezan a crecer.

-Efectivamente, desde el 1989 hasta 1994 hubo un descenso clarísimo y después hay un paulatino aumento. Pero hay que tener en cuenta que en diez años ha aumentado considerablemente el parque automovilístico.

POR KILÓMETROS RECORRIDOS

-También aumentó de 1989 a 1994 y se redujo la siniestralidad.

-El mejor parámetro para medir la siniestralidad es cruzar el número de siniestros con los kilómetros recorridos. Pero la tragedia es que no tenemos datos de movilidad de los 165.000 kilómetros de carreteras que hay en España. Nada más que de los 23.000 kilómetros de titularidad del Estado. Podemos aproximarnos a una cifra viendo la movilidad por el número de automóviles. Entonces, tenemos una media de 204 muertos por millón de vehículos, menos que en otros países de la Unión Europea.

-Países como Alemania, Reino Unido o Suecia tienen más coches, pero menos siniestros. ¿Por qué no ocurre lo mismo en nuestro país?

-Porque Alemania no es España. Los alemanes no tienen límite de velocidad en autopista y, sin embargo, son cumplidores. En el Reino Unido han plagado las carreteras de radares de control de velocidad y todos los ciudadanos han tomado conciencia de que no existe la impunidad. Lo que tenemos que hacer en España es cumplir las normas.

-Justamente el período con menos accidentes de los últimos diez años en España, de 1989 a 1994, coincide con la puesta en marcha del plan de carreteras. ¿No cree que algo tiene que ver con la siniestralidad la inversión en infraestructuras?

-Sin duda. Las carreteras más desdobladas son, en general, las más seguras. Pero el Estado es el titular de 23.000 kilómetros. El resto, hasta 173.000, son responsabilidad de las Comunidades autónomas, de las diputaciones y, en algunos casos, de los ayuntamientos. Y hay que tener en cuenta que hace diez años España partía de una situación dramática que había que arreglar. Creo que el Ministerio de Fomento trabaja intensamente en la mejora de las infraestructuras. Otra cosa son los presupuestos que se le asignan. Podría tener el doble de presupuesto, pero hay unas prioridades. En cualquier caso, no podemos echar toda la culpa de los accidentes al empedrado.

CONDUCIR CON ALCOHOL, UN DELITO

-Hablemos entonces del factor humano. Sabemos que influye en el 95 por ciento de los siniestros y que los principales enemigos de la conduccción son el alcohol y la velocidad. La Dirección General de Tráfico ha propuesto que se considere delito conducir con un gramo de alcohol por litro de sangre. ¿Son las tasas actuales insuficientes para evitar accidentes?

-No. El objetivo de la propuesta es otro. Conducir bajo el efecto de bebidas alcohólicas es un delito en España desde 1950. El problema es que la redacción de la actual normativa dice que serán castigados quienes conduzcan bajo influencia de bebidas alcohólicas, y los jueces tienen que determinar quién está y quién no está bajo la influencia del alcohol. Y en ocasiones los jueces no aprecian que a una persona le influyera el alcohol, a pesar de que el etilómetro le daba una gran cantidad en sangre. Es decir, que falta una medida penal clara como existe en otros países, especialmente en los nórdicos. En sus legislaciones lo que se establece es que las personas que conduzcan por encima de una tasa de alcohol determinada cometerán un delito. No entran a valorar si el conductor aguanta mucho o si es gordo o flaco.Y eso es lo que nosotros quisiéramos, que estuviera deslindado claramente. El nivel máximo de alcohol permitido en sangre en España es 0,50 gramos por litro de sangre con carácter general. El objetivo es que desde ese límite hasta un gramo sea una infracción administrativa, que tiene su sanción en la Ley de Seguridad Vial. Y que la conducción con más de un gramo de alcoho por litro de sangre se considere delito. Con ello ganaríamos, además, inmediatez. La sanción administrativa se impone inmediatamente, mientras que la penal, que tiene otra tramitación, está tardando alrededor de un año y medio.

MODIFICACIONES DEL CÓDIGO PENAL

-Ello supondría una modificación del Código Penal.

-Sí. Vamos a hacer dos propuestas de modificación del Código Penal. La del alcohol, y otra del seguro, que es obligatorio para los automóviles. El Código Penal, con una buena intención del legislador de buscar un reproche social, incluyó como delito la realización de actividades sin seguro que tuvieran que estar obligatoriamente aseguradas. Preveía una sanción que podía llegar de 7.000 pesetas hasta 20 millones. Pero en la práctica estamos viendo que los jueces imponen la mínima pena por conducir un automóvil sin seguro, mientras que la Ley del Seguro prevé multas de entre 100.000 y 500.000 pesetas. Es decir, es mucho más dura la vía administrativa que la vía penal. Por eso, desde el Ministerio de Interior vamos a proponer al de Justicia que se despenalice la conducción sin seguro obligatorio. Ya hemos tenido una primera reunión interministerial y el representante del Ministerio Fiscal del Estado estaba de acuerdo. Creo que en este tema habrá consenso porque no es de recibo que dos millones de coches circulen sin seguro y le cuesten al Consorcio de Compensación de Seguros alrededor de 14.000 millones de pesetas al año.

LÍMITES DE VELOCIDAD

-¿Por qué no se reducen los límites de velocidad si es uno de los principales motivos de accidentes de tráfico?

-En principio, no hay ningún proyecto para aplicar esta medida aunque estadísticamente está demostrado que cuando se han reducido los límites y se han hecho cumplir, han descendido clarísimamente los accidentes. En los países donde el límite es drástico, como el Reino Unido, tienen menos accidentes. Pero no sería aceptable socialmente que en España dijéramos que en las autopistas y en las autovías todo el mundo fuera a 90 kilómetros por hora. Estamos en 120 y tenemos al RACE contínuamente acusándonos de timoratos.

PROHIBIDO EL MÓVIL MANUAL

-¿No influyen en esta decisión los fabricantes de automóviles?

-No. Pero sí se produce una gran incongruencia porque se fabrican coches que alcanzan una gran velocidad cuando no pueden correr a más de la establecida. Se está vendiendo velocidad, pero es lo que quiere la mayoría de los ciudadanos.

-Otra de las novedades recogidas en la reforma de la Ley de Seguridad Vial es la prohibición de la utilización del teléfono móvil mientras se conduce. ¿Qué tipo de sanciones se impondrán para quienes infrinjan esta medida?

-Todavía no están fijadas porque la Ley tiene que pasar el trámite parlamentario. Lo que se prohíbe es el móvil manual, no el «sin manos» porque aunque hablar por teléfono y conducir es peligroso en ambos casos, hay estudios que revelan que en el primer caso es aún peor porque además de sustraer la atención de la circulación, se sustrae una mano. Es posible que para el comienzo del verano esté aprobada la Ley y, por tanto, se habrán establecido ya las sanciones.</</parrafo>