Imagen de archivo de una Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal.
Imagen de archivo de una Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal. - IGNACIO GIL

Los obispos españoles asumirán la norma del Papa de denunciar los abusos sexuales ante la Justicia

El cardenal Blázquez pide que «por respeto a las víctimas estos delitos no queden impunes»

MadridActualizado:

El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), monseñor Luis Argüello, explicó este lunes que el protocolo que está preparando la comisión jurídica de la CEE «va en la misma línea» que las leyes promulgadas el pasado viernes por el Papa Francisco para el Estado del Vaticano. Según indicó, este protocolo «seguramente» establecerá la obligación de denunciar los casos de abuso sexual de menores ante la Justicia, como señalan las nuevas normas vaticanas.

Así se pronunció el obispo auxiliar de Valladolid tras la inauguración de la Asamblea Plenaria. Durante su mensaje de bienvenida, el presidente de la CEE, el cardenal Ricardo Blázquez, aprovechó para compartir con los prelados su participación en la cumbre antipederastia celebrada en febrero en el Vaticano. Para ello, el arzobispo de Valladolid extractó el mensaje pronunciado por el Papa Francisco el día 24 de febrero en la Sala Regia del palacio apostólico y animó a todos los obispos a leerlo con «detenimiento». «Yo tengo la convicción de que en esa intervención podemos encontrar la orientación y las perspectivas fundamentales sobre esta cuestión tan grave, humillante y dolorosa».

«La manipulación de la verdad y la desinformación intencionada son particularmente dañinas en períodos electorales», afirmá el cardenal Blázquez

Entre los párrafos de aquel discurso papal, Blázquez destacó que «la universalidad de esta plaga, a la vez que confirma su gravedad en nuestras sociedades, no disminuye su monstruosidad dentro de la Iglesia». También recordó en palabras del Papa que «se trata de delitos que por respeto a quienes han padecido esta acción abominable no pueden quedar impunes; la víctima, la familia, la Iglesia, la sociedad exigen que no se oculten, que sean juzgados, que no queden impunes, que se corte la difusión de este mal».

La desinformación, un daño

A un mes de las elecciones generales, el cardenal arzobispo de Valladolid Ricardo Blázquez también recordó que «la manipulación de la verdad y la desinformación intencionada» son «particularmente dañinas» en períodos electorales, ya que las consecuencias «pueden ser graves y de largo alcance». Ante estos vicios, el prelado reivindicó el «derecho y la obligación» de los ciudadanos «a conocer y sopesar los programas electorales» de los distintos partidos políticos.

Durante su mensaje de bienvenida a los obispos que esta semana participan en la Asamblea Plenaria, el presidente de la Conferencia Episcopal Española manifestó su deseo de que durante la campaña «brillen tanto la claridad en las propuestas como el respeto en las formas de comunicación», ya que «los insultos y la descalificación de las personas no son argumentos» sino más bien «indicio de razones débiles». «Necesitamos la ejemplaridad de quienes presiden las instituciones para fortalecer la moralidad en la sociedad», subrayó.

Frente a los programas electorales, el cardenal pidió tanto a los votantes como a los futuros «elegidos» que tengan una «consideración particular» sobre cuestiones esenciales como la defensa de la vida «desde el amanecer hasta el ocaso»; la promoción de la familia y el trabajo «especialmente de los jóvenes para que puedan realizarse personalmente». Entre estas causas fundamentales, el prelado también mencionó el respeto a los derechos humanos «sin discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier condición o circunstancia personal o social». «La papeleta que depositamos en la urna contiene nuestra legítimas expectativas y expresa nuestra responsabilidad», puntualizó.