Agentes de la Guardia Civil trasladan a varios niños de Infesta, en Monterrei (Ourense), tras la riada
Agentes de la Guardia Civil trasladan a varios niños de Infesta, en Monterrei (Ourense), tras la riada - EFE

Caos en la comarca de Monterrei por fuertes lluvias y granizo

El temporal también castiga Valdeorras, O Barco y otras zonas del oriente ourensano

Actualizado:

Inundaciones, granizada y un reguero de incidencias es el resultado de este lunes de julio en Orense, donde se activó la alerta naranja en la zona de montaña con el aviso de la Dirección General de Emergencias de que se podrían dar importantes fenómenos tormentosos acompañados de fuertes lluvias y rayos, que en total sumaron 392.

Anegamientos, salidas de vía, daños en casas y locales de O Barco, Verín y Monterrei, entre los lugares más afectados por este fenómeno meteorológico impropio de la época estival; desprendimientos, cortes de luz y estragos en cultivos y viñedos han sido los percances registrados, según ha informado Emergencias.

Guardia Civil, Protección Civil y Bomberos han llegado a rescatar a vecinos que habían quedado atrapados por el agua en sus propiedades, también a animales domésticos, una hazaña plasmada en llamativas imágenes que reflejan lo que ha sido una jornada apocalíptica.

Uno de los rescatados por las tormentas que se cebaron con el interior de la provincia de Ourense, que contó con la ayuda de profesionales de emergencias y una pala excavadora para ponerle a salvo, ha contado que su calvario comenzó cuando el agua entró en su casa súbitamente llevándose por delante la puerta.

«Me tuvieron que quitar porque entró el agua, y entró de golpe... Y arrancó la puerta y todo, y me cogió a mí dentro», ha contado a EFE este vecino de Infesta, en la comarca de Monterrei, todavía con el nerviosismo en el cuerpo por todo lo acontecido.

Otro de los afectados ha señalado que el fenómeno tormentoso con fuertes chaparrones y granizada lo pilló «en una calle», por lo que abandonó su coche y salió a la carrera para esquivar el peligro en un lugar en el que poco después se procedió a la advertencia de «Vía cortada por inundación».

Efectivos de la Guardia Civil, Bomberos, Protección Civil y vecinos se han afanado en poner a salvo a los afectados por el agua en sus propiedades, así como a los animales domésticos.