Los relojes se retrasan una hora: a las 3.00 serán las 2.00 - ÁNGEL RUIZ

Esta madrugada retrasa la hora de tu reloj: a las 3.00 serán las 2.00 horas

Los relojes se retrasan una hora a fin de adaptarse al horario de inverno, establecido para optimizar la iluminación solar y ahorrar energía

MADRID Actualizado:

La madrugada del sábado al domingo 30 de octubre finaliza el horario de verano establecido en todos los países miembros de la Unión Europea, por lo que los relojes deberán retrasarse una hora (a las 3.00 serán las 2.00), en cumplimiento de la directiva comunitaria que rige el denominado «cambio de hora».

Los relojes se retrasan una hora: a las 3.00 serán las 2.00 horas. Esta medida permite ahorrar hasta el 5% del consumo eléctrico en iluminación en España, equivalente a unos 300 millones de euros, según el Ministerio de Industria. De esta cifra, unos 90 millones corresponden al ahorro en los hogares: cada casa pagará unos 6 euros menos, según estos cálculos.

El cambio de hora comenzó a generalizarse a partir de 1974, cuando se produjo la primera crisis del petróleo y algunos países decidieron adelantar sus relojes para poder aprovechar mejor la luz del sol y consumir así menos electricidad en iluminación.

Se aplica como directiva en la UE desde 1981 y ha sido renovada sucesivamente cada cuatro años. Este cambio se aplica con carácter indefinido por entenderse que «el buen funcionamiento de algunos sectores, no sólo el de los transportes y las comunicaciones, sino también otros ramos de la industria, requiere una programación estable a largo plazo».

Sin embargo, el cambio horario cuenta con detractores, que consideran que tiene efectos perjudiciales para la salud humana y animal y puede provocar trastornos del sueño. Un informe publicado por la Comisión Europea en 2007 asegura, sin embargo, que produce un impacto positivo en áreas como la agricultura o la hostelería y ciertos ahorros energéticos.

De este modo, España, Austria, Bélgica, la República Checa, Dinamarca, Francia, Alemania, Holanda, Hungría, Italia, Luxemburgo, Malta, Polonia, Eslovaquia, Eslovenia y Suecia se situarán a una hora de diferencia respecto al horario GMT, es decir, en GMT+1.

El Reino Unido, Irlanda y Portugal, así como las españolas islas Canarias, que cuentan siempre con una hora menos que la de Europa central y Occidental, se colocarán justo en el horario GMT, mientras que Bulgaria, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Letonia, Lituania y Rumanía retrasarán la hora a GMT+2.

Los cambios de hora de otoño y primavera no provocan grandes problemas en el ser humano, ya que su organismo «se adapta rápidamente» a los pequeños «desajustes» que supone la variación de tiempo de luz en su cerebro.