Eglefino, uno de los «perdedores» por el calentamiento del océano
Eglefino, uno de los «perdedores» por el calentamiento del océano - ABC

El cambio climático seca los caladeros de la costa ibérica

Un estudio determina que desde los años 30, las capturas sostenibles se han reducido un 35% en el mar de Japón o el mar del Norte y un 19% en la costa ibérica

MadridActualizado:

Son una importante fuente de proteínas, vitaminas y minerales en la dieta humana. El pescado supone, para 3.200 millones de personas, el 20% de las proteínas de origen animal que ingieren. Pero el calentamiento de los océanos está pasando factura a las poblaciones de diferentes especies a lo largo de todo el mundo, con una caída global de la pesca sostenible del 4,1% respecto a 1930, aunque en algunas regiones la cifra asciende al 35%. En la costa ibérica el volumen de algunas especies ha caído un 19%, y en el golfo de Vizcaya, un 15,1%.

Son algunos de los datos que arroja un estudio publicado este jueves en la revista «Science», donde un equipo dirigido por Christopher Free, de la Universidad Rutgers (Nueva Jersey, EE.UU.), ha analizado cómo el aumento de la temperatura del mar entre 1930 y 2010 ha influido en 124 especies marinas de todo el mundo (que incluían peces, crustáceos y moluscos) repartidas por 34 regiones.

Los resultados han evidenciado que hay especies ganadoras y perdedoras, aunque el balance global es negativo. Por ejemplo, la lobina negra de la costa del Atlántico Medio de Estados Unidos se benefició de los cambios provocados por el aumento de la temperatura, con un crecimiento de la población disponible para pesca del 6%, mientras que el bacalao común del mar de Irlanda ha caído hasta un 34%. En general, las mayores pérdidas de pesca se produjeron en el mar de Japón, el mar del Norte, la costa ibérica y la corriente de Kuroshio.

«Nuestro análisis incluyó dos poblaciones de peces en el ecosistema costero ibérico, el gallo del norte y el gallo de cuatro manchas, que en conjunto experimentaron una disminución del 19% en el potencial de captura sostenible de 1930 a 2010. Esto significa que hay un 19% menos de pescado disponible para alimento y para los pescadores», explica a ABC Christopher Free, que también explica que el arenque, las sardinas o las anchoas son particularmente sensibles a los cambios de temperatura.

Detrás del declive de estas poblaciones podrían estar los efectos en cascada que provoca el calentamiento del océano en la cadena alimentaria, aunque también es posible que el calentamiento reduzca la supervivencia de los peces debido al aumento del estrés por las mayores demandas de oxígeno, cuenta Free.

La otra cara de la moneda se encuentra en las regiones de Labrador-Terranova, el mar Báltico, el Océano Índico y el noreste de los Estados Unidos, donde algunas poblaciones han crecido. Sin embargo, es un fenómeno que no puede durar siempre. «Es probable que muchas de las especies que se han beneficiado del calentamiento hasta el momento comiencen a disminuir a medida que las temperaturas sigan aumentando», dice otro de los autores, Olaf Jensen, profesor asociado en el Departamento de Ciencias Marinas y Costeras de Rutgers.

Adaptar las capturas

«La mayoría de los sistemas de las pesquerías no tienen en cuenta los cambios en la productividad impulsados por el clima, pero nuestro estudio muestra que el calentamiento del océano ha sido un factor crítico en la dinámica de la población de peces y el potencial de captura. Para maximizar la captura sostenible, la gestión de la pesca debe ser adaptativa y aumentar los límites de captura en años buenos y disminuir la captura en años malos. Si no se adapta a los cambios en la productividad de la pesca, los alimentos y las ganancias serán más bajos en comparación con los actuales», advierte Free.

El estudio recomienda que los administradores de pesquerías eliminen la sobrepesca, reconstruyan las poblaciones sobrepescadas y tengan en cuenta los impactos del cambio climático en las decisiones de gestión. «La prevención de la sobrepesca y la reconstrucción de las poblaciones sobrepescadas aumentará la resistencia al cambio climático», explica Free. «Los políticos deben prepararse para las disparidades regionales en el potencial de los alimentos oceánicos mediante el establecimiento de acuerdos comerciales y asociaciones para compartir productos del mar entre las regiones ganadoras y perdedoras».