Alumnos universitarios de la Rey Juan Carlos en Madrid
Alumnos universitarios de la Rey Juan Carlos en Madrid - GUILLERMO NAVARRO

Uno de cada diez universitarios ha pensado en suicidarse en el primer año de carrera

Según un estudio internacional coordinado en Barcelona, la prevalencia de pensamientos suicidas «más que dobla» a la registrada en la población general

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los jóvenes que llegan a la universidad piensan mucho más en suicidarse que la población general. Así lo apuntan los resultados de un proyecto multicéntrico español coordinado por el Institut Hospital del Mar d'Investigacions Mèdiques (IMIM), del que se extraen dos conclusiones: que uno de cada diez universitarios ha pensado en quitarse la vida en el primer año de carrera y que uno de cada 19 ha imaginado incluso cómo lo haría. La investigación, denominada proyecto Universidad y Salud Mental (Universal) eleva, según sus autores, «de forma preocupante» la prevalencia de estos comportamientos en este colectivo con respecto a estudios anteriores que apuntan que entre un 3 y un 4 por ciento de la población adulta en general tiene pensamientos suicidas.

«Los datos son alarmantes porque señalan que los jóvenes españoles que inician los estudios universitarios son muy vulnerables a tener estos pensamientos, muy por encima de la población general, e igualando las tasas que registran otros países donde la incidencia del suicidio es mucho más elevada como Gran Bretaña o EE.UU.», señala en declaraciones a ABC el profesor Jordi Alonso, coordinador del proyecto, director del Programa de Epidemiología y Salud Pública del IMIM, catedrático de la Universitat Pompeu Fabra (UPF) de Barcelona e investigador CIBERESP.

La parte positiva de la investigación es, según el experto, que «por suerte, las tentativas de suicidio siguen siendo bajas -solo uno de cada 166 universitarios ha intentado acabar con su vida (un 0,6 por ciento)-». El estudio Universal se basa en encuestas realizadas a 2.118 alumnos de cinco universidades españolas: UPF, Universitat de las Illes Baleares (UIB), Universidad del País Vasco (UPV-EHU), Universidad de Cádiz (UCA) y Universidad Miguel Hernández (UMH).

Sin diferencias de género

El estudio, el primero de estas características realizado en España y publicado en la revista «Suicide and Life-Threatening Behavior», no muestra diferencias de género, es decir, concluye que los pensamientos suicidas son elevados durante el primer año de carrera tanto en mujeres como en hombres y revela que las relaciones positivas con los iguales y un entorno familiar positivo durante la infancia son factores protectores de los pensamientos suicidas.

A juicio de Jordi Alonso, «estos primeros resultados ponen de manifiesto la necesidad de detectar de forma activa y precoz el riesgo de ideación y conducta suicida en los estudiantes universitarios para poder ofrecer atención eficaz». Señala en este sentido que el estudio se ampliará con la monitorización de los estudiantes que han participado, lo que, según afirma a este diario, «permitirá ver si estas conductas y pensamientos prevalecen».

La psicóloga clínica y primera firmante del artículo, María Jesús Blasco, destaca que «los principales factores de riesgo de la ideación suicida incluyen aspectos familiares, acontecimientos estresantes recientes, así como la salud mental actual».

Entre estos factores de riesgo se encuentran: la psicopatología de los padres, agresión sexual o violación en el año previo, sufrir o haber sufrido un trastorno del estado de ánimo o de ansiedad.

Una buena relación familiar protege

«El estudio también identifica factores protectores de la ideación suicida, como son las relaciones positivas con los iguales y con la familia durante la infancia», según Blasco.

El director del Instituto de Neuropsiquiatría y Adicciones del Hospital del Mar y coordinador del grupo de investigación en Salud Mental del Imim, Victor Pérez, asegura que «muchos de los primeros episodios depresivos aparecen durante la adolescencia, así como la mayoría de las enfermedades mentales».

«La combinación de la elevada prevalencia de los trastornos mentales y el deterioro funcional que comportan, debería promover el establecimiento de intervenciones preventivas que disminuyeran su impacto y que ayudaran a mejorar la salud mental futura, sobre todo en los casos de depresión mayor y ansiedad generalizada», reflexiona el experto.

El 31,4 por ciento ha sufrido trastornos

En este sentido, un estudio internacional coordinado por el doctor Alonso, muestra que el 31,4 por ciento de los universitarios ha sufrido algún trastorno mental durante en el primer año académico. El trabajo ha compilado en tres años 13.984 cuestionarios de alumnos de primer año de universidad de ocho países (Australia, Bélgica, Alemania, México, Irlanda del Norte, Sudáfrica, España y EE.UU.) y de 19 universidades diferentes, 7 privadas y 12 públicas.