El restraso de la maternidad es una de la causas de la infecundidad
El restraso de la maternidad es una de la causas de la infecundidad - Fotolia

Una de cada cuatro mujeres nacidas en 1975 no será madre pese a desearlo

España encabeza el retraso en la maternidad en Europa y en el mundo

BarcelonaActualizado:

Las mujeres españolas nacidas en 1975 son las más infecundas de todas las generaciones de nuestro país en los últimos 130 años. Así lo revelan las conclusiones de una publicación realizada por el Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), que analiza las tendencias y posibles causas de la infecundidad en nuestro país.

El informe, consultado por este diario y que incluye el artículo «La infecundidad en España: tic-tac, tic-tac, tic-tac!!», concluye que probablemente una de cuatro mujeres nacidas en la segunda mitad de los setenta no tendrá hijos cuando alcance los 50 años, en contra de sus deseos y expectativas y atribuye esa infecundidad, principalmente, al retraso de la maternidad. En esta línea, sitúa a España como el país de Europa y uno de los primeros del mundo en el que las mujeres tienen el primer hijo a edades más avanzadas.

De los 26 a más de 30 años

Según los datos de la publicación, entre los años 1985 y 2012, la edad medida de la primera maternidad de las mujeres españolas se ha aplazado de los 26 a los 30 años y medio, lo que las sitúa en una edad en la que la fertilidad cae de forma acelerada.

«En sociedades como la nuestra, tan preocupadas por las consecuencias que el envejecimiento de la población tendrá sobre la sostenibilidad de las pensiones, la viabilidad de un sistema de salud universal, el aumento de la dependencia y sus repercusiones en la desigualdad de género..., sorprende el poco debate que genera que una de cada cuatro mujeres termine por no tener ningún hijo, en contra de su deseo», afirman los profesores de la UAB Albert Esteve, Daniel Devolder y Andreu Domingo, autores del artículo de referencia de la publicación.

Los investigadores apuntan cinco posibles causas de la falta de descendencia de las mujeres españolas: la infecundidad primaria (no pueden tener hijos por motivos biológicos); la deseada (mujeres fértiles que no quieren tener hijos); la normativa (pueden y quisieran pero se consideran aún jóvenes); la transitoria (deciden posponer la maternidad porque no reúnen las condiciones familiares o materiales óptimas) y, finalmente, las que cuando quieren ser madres ya no pueden porque son mayores.

Las dos últimas son, según destacan, los motivos de mayor peso en la tasa de infecundidad en España. En este sentido, recuerdan que la baja fecundidad responde a causas biológicas solo en el 2 por ciento de los casos y la infecundidad deseada se limita también al 5 por ciento de las mujeres, según los datos de las últimas encuestas sobre la materia publicadas en España.

Frustración del proyecto

«Gran parte de esta infecundidad tiene su origen en la frustración del proyecto reproductivo de estas mujeres, y eventualmente de sus parejas», subrayan los autores.

«La consecución de una carrera profesional cada vez más competitiva y, especialmente para las mujeres, la búsqueda de una pareja con la que compartir el proyecto reproductivo son las causas de este insoportable retraso en la maternidad», añaden.

Señalan, asimismo, que «el retraso de la edad media en el primer hijo, especialmente cuando discurre entre los 25 y 35 años, tiene consecuencias directas en los niveles de infertilidad».

Los autores terminan concluyendo que «como sociedad, deberíamos plantearnos la asignación de recursos a nuestras vidas e incorporar la crianza de los hijos en las primeras edades como un pilar más del estado del bienestar».