AFP

Cada cinco segundos muere un niño menor de 15 años

Las causas principales son las complicaciones en el parto, neumonía, diarrea o paludismo y la probabilidad de muerte es en África 15 veces mayor que en Europa

Actualizado:

Alrededor de 6,3 millones de niños menores de 15 años murieron en el mundo, durante 2017, por causas, en su mayoría, evitables. La mayoría de estos fallecimientos, unos 5,4 millones, ocurrieron en menores de 5 años, según un informe publicado conjuntamente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Banco Muncial (BM).

De acuerdo con el informe, cada cinco segundos muere un menor en el mundo, siendo la gran mayoría recién nacidos que viven en los países más pobres de la región de África subsahariana o en Asia meridional. Las causas principales son las complicaciones en el parto, neumonía, diarrea o paludismo y la probabilidad de muerte es en África 15 veces mayor que en Europa.

En África subsahariana, uno de cada trece niños muere antes de cumplir los 5 años mientras que en los países de altos ingresos la probabilidad es de un fallecimiento porc ada 185 infantes. El primer mes de vida es crucial para los bebés, de casi todos los países del mundo, calculándose que unos 2,5 millones muerieron el año pasado durante este periodo.

Sin embargo, un bebé nacido en África subsahariana o en Asia meridional tiene nueve probabilidades más de perder la vida durante el primer mes comparado con los recién nacidos de los países industrializados. Además, en estas regiones del mundo los los progresos llevados a cabo, desde la década de los noventa, para salvar la vida de los bebés son muy lentos.

A pesar de estas alarmantes cifras, el informe afirma que se han producido importantes progresos en la reducción del número de muertes de menores de quince años ya que el número de fallecimientos ha disminuido de 12,6 millones en 1990 a 5,4 millones en 2017, en el caso de los bebés, y de 1,7 millones a menos de un millón, durante el mismo período, en los niños con edades comprendidas entre cinco y quince años.

«Millones de niños no deberían seguir perdiendo la vida cada año por falta de alimentos, de acceso a servicios de saneamiento o a los servicios básicos de salud  y, de no tomarse medidas urgentes, antes de 2030 unos 56 millones de niños menores de cinco años morirán en los primeros cinco años de vida», declaró Laurence Chandy, directora de Datos e Investigaciones políticas de Unicef.