El cabildo de la Catedral de Santiago recomienda no besar al Santo

El cabildo de la Catedral de Santiago recomienda no besar al Santo

EFE I SANTIAGO DE COMPOSTELA
Actualizado:

El cabildo de la catedral compostelana recomienda, en estos días de gran afluencia al templo, que los visitantes no besen al Apóstol, una tradición secular que queda en suspenso como medida preventiva ante la nueva gripe.

El deán de la Catedral de Santiago, José María Díaz, ha explicado a Efe que el Cabildo ha tomado algunas "precauciones elementales" siguiendo las recomendaciones de la Consellería y el Ministerio de Sanidad para prevenir posibles contagios.

Así, en la entrada de la cámara que acoge la imagen del Apóstol, una persona vigila el flujo de quienes acuden a abrazar al Santo, para avisarles de que "procuren no besarlo".

Como medida preventiva, también se ha vaciado y secado las pilas de agua bendita por motivos de higiene, ya que, según ha afirmado José María Díaz, podía ser una fuente de contagio dado que "todo el mundo acude allí a meter los dedos".

A pesar de las precauciones, el deán admite que evitar contactos en la basílica, "con la inmensa cantidad de gente que viene de otros países, es como tratar de poner vallas al campo, ya que no podemos impedir que se den la mano o que se den la paz".

El representante de la Catedral apuntó que el Cabildo trata de no crear alarma con estas medidas y asegura que existen muchos otros sitios en la ciudad donde es más urgente y necesario tomar precauciones, "como por ejemplo discotecas y pubs".

Respecto a las medidas preventivas que se adoptarán ante la celebración del Xacobeo 2010, debido a la gran afluencia de peregrinos que acudirán a la Catedral, el Deán se mostró halagüeño y confió en que para el Año Santo "lo de la gripe esté superado".

Entre los peregrinos y visitantes que esperan su turno para poder cumplir con este ritual, hay opiniones para todos los gustos, ya que los hay que acuden a abrazar y besar al Apóstol despreocupados por un posible contagio, mientras otros extreman la precaución y sustituyen los ósculos por un ligero apretón o una tímida caricia.

Este es el caso del barcelonés Antonio Barroso, que está pasando unos días en Santiago en compañía de su mujer y sus dos hijas, con las que se ha acercado hasta la catedral para asistir a la misa del peregrino y ver la imagen del Apóstol Santiago.

Es la primera vez que visitan el templo y Antonio afirma que seguirá las recomendaciones del Ministerio de Sanidad para evitar el contagio de la gripe y "sólo" dará un abrazo a la imagen del Apóstol, aunque confiesa que en otras circunstancias lo besaría "seguro".

Paseando entre la marabunta de peregrinos, Luis Alemparte, de 67 años, de Gran Canaria, llegó a darle un abrazo al Apóstol "como todos los años y ya he cumplido con él".

Lo hace "por fe" y no teme a contagiarse "de la gripe esa nueva que hay, porque en realidad si uno tiene la gripe se cura y si no, Santiago está aquí para que lo lleve a uno para arriba", bromea.

De la misma opinión es Mari Carmen Real, de Palencia, que reconoce que no ha tenido ningún reparo de abrazar y besar al Santo porque "si la gripe está de entrar, lo mismo da que besemos o no besemos".

Con todo, Mari Carmen, al igual que otros visitantes, sí ha advertido que la mayoría de la gente muestra recelo a la hora de demostrar su afecto a la figura de Santiago ya que "lo tocan solamente con la mano y desde lejos", asegura.

Otros visitantes, como Alejandra Pardo, de Badajoz, más allá del recelo a un posible contagio del virus H1N1, no besan al Santo porque no lo consideran necesario o no han adquirido esta costumbre.

"Yo he puesto la mano y ya está, siempre lo hago así y no tiene nada que ver con la gripe, es mi forma de expresar lo que siento", aclara.

El Arzobispado de Santiago no es el único que ha tomado precauciones respecto al brote de gripe, ya que el pasado 15 de agosto el de Toledo recomendó a los paisanos con motivo de las fiestas de la patrona, no besar la medalla de la Virgen del Sagrario o beber de los botijos en la catedral.