El comisario europeo de Energía y Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete
El comisario europeo de Energía y Acción por el Clima, Miguel Arias Cañete - EFE

Bruselas propone conseguir el nivel cero de las emisiones de efecto invernadero en 2050

El Ejecutivo comunitario ha adoptado este miércoles su estrategia climática a largo plazo, que compartirá con sus socios internacionales en la COP 24 de Katowice (Polonia)

BruselasActualizado:

La Comisión Europea ha aprobado una nueva propuesta de estrategia energética contra el cambio climático en la que propone que el conjunto de países comuniarios logren reducir las emisiones contaminantes hasta en un 80% en 2050, lo que convertiría a la UE en un espacio «climáticamente neutro» en la línea de los compromisos adquiridos en el Acuerdo Climático de París. La propuesta sigue a una inicitiva del Parlamento Europeo, pero aún debe ser considerada por los países en el Consejo para llegar a ser efectiva, lo que puede tardar años.

El comisario de energía, Miguel Arias Cañete, responsable de estrategia junto al viceprsidente Maros Sefcovic, asegura que aunque en 2030 está previsto que se recorten las emisiones en un 35%, «si no cambian las cosas, solo se llegaria al 60% de nuestros compromisos, pero sabemos que con las actuales tecnologias se puede llegar a la neutralidad climatica en 2050 con una reducción de entre el 80 y 100%». Para el comisario, «no hacer nada no es una opción» y al contrario «si tenemos éxito, otros seguirán. Si no lideramos, nadie más lo hará. Y si nadie actúa, el cambio climático afectará severamente a Europa y al resto del mundo».

Las bases de esta propuesta para 2050 incluyen una reducción de hasta el 70% en la importacion de petróleo lo que se calcula que puede suponer hsta dos billones de euros de ahorro que se pueden invertir en el desarrollo de las energías alternativas. «Desde 1990 se ha reducido un 22% las emisiones, un 2% el consumo de energía y sin embargo el PIB ha crecido un 58% lo que demuestra que esta política es buena para la economía».

La nueva política se basa en las energías renovables, no descarta el uso de las nucleares par producir la electricidad necesaria para los vehículos urbanos y ciertos elementos como la biomasa y la captura de CO2 «serán fundamentales».

Sobre el anuncio del Gobierno español acerca de la prohibición de coches con motor de combustión o híbridos en 2040, Cañete dijo que la Comisión lo valorará cuando se convierta en un proyecto legislativo concreto. «Ha habido declaraciones politicas que no se han plasmado en pasos concretos. Cuando lo hagan, la comisaria competente lo analizará».