Muestras de listeria en el laboratorio municipal de Sevilla - SERRANO / Vídeo: Sanidad confirma un total de 155 casos de listeriosis

«En el brote de listeriosis existe un riesgo de contaminación cruzada»

El microbiólogo David Rodríguez Lázaro advierte que puede haber personas afectadas sin haber consumido carne mechada

Muere un hombre de 62 años por listeriosis en Cantabria

MADRIDActualizado:

La listeria es una de las peores pesadillas de la industria alimentaria. Es capaz de sobrevivir y multiplicarse en condiciones de refrigeración o en medios ácidos y salados, y se protege de los tratamientos de limpieza formando una biopelícula que es difícil de atacar. «Es un auténtico quebradero de cabeza para la industria, sobre todo de la cárnica. Estar libre de esta bacteria es muy difícil, por eso no debemos ver su aparición como un problema de falta de higiene», advierte David Rodríguez Lázaro, profesor de Microbiología de la Universidad de Burgos y vicepresidente del comité científico de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria .

Este experto no descarta que aparezcan nuevos casos de personas con listeria, víctimas de la contaminación cruzada. «Hay estudios que demuestran cómo tras utilizar una misma tabla de corte en la que se coloca un alimento contaminado o se utiliza un cuchillo para cortarlo puede transmitir la listeria a otros alimentos», señala. Esta situación podría haberse vivido en establecimientos andaluces que hayan dispensado la carne mechada al corte y utilizado el mismo utensilio para dispensar otros productos. Lo que significaría que podría haber personas afectadas sin haber tomado carne mechada.

Un brote sin precedentes

Con más de 150 casos confirmados y 500 afectados sospechosos, el brote de listeriosis que comenzó en Sevilla se ha convertido ya en el mayor de la historia de España. No existen precedentes ni en nuestro país ni en Europa. El último brote importante causado por esta bacteria en España surgió en San Sebastián, «pero solo afectó a una veintena de personas», recuerda Rodríguez Lázaro. En Canadá una gran empresa de alimentación, fabricante de un loncheado de carne, tuvo que indemnizar con 19 millones de dólares a ciudadanos afectados tras provocar la muerte de 18 personas en un geriátrico.

«Es imposible tener un riesgo cero de listeriosis. La buena noticia es que es una enfermedad de baja prevalencia -por cada caso de listeria, hay mil de salmonella. En personas sanas, la infección se supera como un proceso benigno. La mortalidad, sin embargo, es muy elevada en personas con el sistema inmune debilitado o suprimido (recién nacidos, personas mayores, enfermos crónicos, trasplantados o personas con VIH», señala el microbiólogo.