África

Un brote de listeria se cobra 61 vidas en Sudáfrica

El número de casos se ha disparado en el último mes, ascendiendo a 727 desde enero de 2017

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

Sudáfrica vive un brote virulento de listeria con 61 víctimas mortales y 727 casos registrados desde enero de 2017. El ministro de Sanidad, Aaron Motsoaledi, confirmó ayer en Pretoria estos datos y destacó que en las últimas semanas se ha doblado el número de defunciones causadas por esta bacteria, pasando de 36 muertes confirmadas el pasado 5 de diciembre a 61 tan solo un mes. La provincia más afectada es Gauteng, donde se encuentra la ciudad más poblada del país, Johannesburgo, y Pretoria, la capital administrativa.

La listeriosis es una infección grave generalmente causada por el consumo de alimentos contaminados con la bacteria listeria monocytogenes. El departamento de salud cree que este brote en particular puede deberse a la contaminación de los alimentos de las granjas o de las plantas de procesamiento de estos. Según explicó Motsoaledi rastrear el origen del brote es como encontrar una aguja en un pajar. «El problema es que todavía estamos buscando el pajar», declaró el lunes. El Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles (NICD, por sus siglas en inglés) confirmó que ha identificado la cepa, sin embargo, todavía no se ha vinculado a ningún alimento o lugar específico de producción. La leche no pasteurizada, los quesos blandos, los vegetales, los alimentos procesados y las carnes listas para consumir son los alimentos más susceptibles a ser contaminados.

Los síntomas son parecidos a la gripe y pueden incluir diarrea, fiebre, vómitos dolores y debilidad. Además, puede causar meningitis y septicemia, ambas enfermedades pueden ser fatales. A pesar de la gravedad de esta dolencia, es tratable con antibióticos. A pesar de que no existe vacuna para prevenir la infección, sí pueden tomarse medidas preventivas tales como lavarse las manos antes de manipular los alimentos, separar los crudos de los cocinados y, especialmente, cocinarlos bien. Las mujeres embarazadas, los bebés, los enfermos crónicos con el sistema inmune debilitado y los ancianos, son los más vulnerables.