Las asociaciones ecologistas piden a la presidenta de Brasil vetar Código Forestal
«Veta, Dilma» o «Dilma, veta todo» son algunos de los lemas de la campaña - afp
Está en riesgo el amazonas

Las asociaciones ecologistas piden a la presidenta de Brasil vetar Código Forestal

La aprobación de Ley implicaría la pérdida de 76, 5 hectáreas de selva amazónica

madird Actualizado:

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff tiene la última palabra sobre el futuro del Amazonas. En sus manos recaen dos opciones, aprobar o vetar el polémico Código Forestal. Esta ley que regula el uso de los suelos y favorecería a la actividad agropecuaria tiene un gran problema: podría permitir que se desforesten áreas protegidas de la selva amazónica.

Tres de las grandes organizaciones en pro del medio ambiente han decidido lanzar una campaña para solicitar a sus 22 millones de seguidores que exijan a la presidenta brasileña que promulgue el veto total a este Código aprobado por el Congreso de Diputados de Brasil el 25 de abril.

Por medio de un comunicado publicado por WWF (antigua Adena), sus homónimas, Greenpace y Avaaz «denuncian que los cambios propuestos en el Código Forestal suponen un duro revés a los avances logrados hasta el momento para frenar la deforestación y tiran por tierra los esfuerzos realizados para combatir la corrupción en la región amazónica», reseña el documento.

La aprobación de esta Ley supondría la pérdida de 76,5 hectáreas de selva, esto equivale a 76 estadios de fútbol. El Instituto Brasileño de Investigación Económica Aplicada ( IPEA) ha calculado que sin esta cantidad de bosque se liberarían 28.000 toneladas de Dióxido de Carbono, lo que impediría a Brasil cumplir sus objetivos de reducción de emisiones de CO2.

Más participación ciudadana

El comunicado explica que hasta la fecha, más de un millón y medio de personas en todo el mundo han firmado la petición de Avaaz que exige el veto. Según estas organizaciones, la cifra aumentará de forma exponencial en los próximos días. Y animan a los interesados en preservar el planeta a que firme la petición en su página web.

«Durante la última década, Brasil ha realizado un progreso ejemplar en la reducción de la deforestación en la Amazonía. Sabemos que la presidenta Rousseff está siendo muy presionada por aquellos que buscan un beneficio a corto plazo del bosque, pero le exigimos que defienda la protección de los recursos forestales, que son de importancia vital para el futuro de la población brasileña y el resto del mundo», afirma en el comunicado, Jim Leape, Director General de WWF Internacional.

El líder de Greenpace también se ha pronunciado. «Le instamos (a la presidenta) a que asuma la postura de liderazgo visionario que entiende el poder como un acto de responsabilidad», declaró Kimi Naiddo, director ejecutivo de Greenpeace.

Para las ONG esta Ley no solo implica la desforestación de la zona selvática, sino que se traduce en una amnistía para aquellos que ya la han deforestado de manera ilegal, un hecho que equivale a una condonación de más de 3.700 millones de euros en sanciones.