Becas de ida y vuelta

M. ASENJO | MADRID
Actualizado:

Los alumnos que reciban una «beca de mantenimiento», la nueva modalidad de ayuda aprobada ayer por el Consejo de Ministros, deberán devolver los 1.350 euros de su importe si no lograr el título de Graduado en ESO (Educación Secundaria Obligatoria). Y es que la nueva beca tiene como objetivo incentivar la permanencia en el sistema educativo de aquellos alumnos mayores de 16 años que estén en riesgo de abandonarlo sin titulación por motivos económicos.

Como había anunciado el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, en su comparecencia en el Congreso de los Diputados, el Ejecutivo aprobó el Real Decreto que regula la convocatoria general de becas para el próximo curso (2009-10). Entre las novedades del texto destaca la creación de tres nuevas modalidades de ayudas al estudio. La ya mencionada «beca de mantenimiento», dotada con 1.350 euros, la «beca salario», destinada a universitarios, por valor de 2.800 euros, y una serie de medidas específicas para paliar las desigualdades de universitarios con discapacidad.

Rentas menores

La «beca de mantenimiento» se dirige a los estudiantes de menores rentas que cursen Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI) que se hayan matriculado en un módulo voluntario para la obtención del título de Secundaria Obligatoria (ESO).

El abandono escolar prematuro en España es del 31%, el doble de la media europea, y las cifras de fracaso son muy similares. Estos índices impiden a España cumplir los objetivos de la Declaración de Lisboa para 2010 que fijan en un 85 por ciento el ínidice de alumnos que deben conseguir el título de Secundaria posobligatoria (Bachillerato o FP).

La iniciativa ha sido recibida con división de opiniones. Así, mientras las asociaciones de padres y de alumnos de ideología próxima al Gobierno la consideran «positiva», los opositores la califican de «escandalosa». Asimismo, las organizaciones de la escuela privada y concertada cuestionan las becas y reclaman más detalle sobre ellas. Argumentan que más que una ayuda al estudio es un «incentivo» para el alumno.

«Becas salario»

La «beca salario» tiene como finalidad compensar la ausencia de ingresos por dedicación a los estudios universitarios y, por tanto, evitar que los jóvenes de rentas bajas se vean forzados a abandonar los estudios para trabajar. Los candidatos a estas ayudas deben estar cursando enseñanzas universitarias de Grado en la modalidad presencial.

Finalmente, los alumnos con discapacidad podrán recibir ayudas para atender sus necesidades específicas y para cubrir los gastos extraordinarios que exija su situación, de modo que puedan seguir sus estudios en las mejores condiciones.

El decreto regula también la «Convocatoria General» relativa a las enseñanzas no obligatorias. El programa, dotado con 1.134 millones de euros, crece un 8 por ciento.