Los españoles, contentos con la sanidad pública a pesar de las listas de espera

Los españoles, contentos con la sanidad pública a pesar de las listas de espera

Siete de cada diez ciudadanos considera que la Seguridad Social funciona bien o bastante bien, aunque las listas de espera siguen siendo el principal motivo de preocupación

madrid Actualizado:

Las listas de espera siguen siendo el "principal motivo de preocupación" del Sistema Nacional de Salud (SNS) para los ciudadanos, como demuestra el que hasta un 49,7 por ciento de los españoles considera que la situación no ha cambiado en el último año. Así lo ha asegurado la ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, durante la presentación del Barómetro Sanitario de 2010, para el que se han realizado 7.600 entrevistas.

No obstante, en términos generales, la valoración positiva del SNS sigue creciendo, ya que los ciudadanos la puntúan con un 6,57 sobre 10, frente al 6,14 que obtuvo en 2005. Así, la encuesta revela que el 74 por ciento de los ciudadanos considera que funciona bien o bastante bien, mientras que sólo un 3,5 por ciento cree que debería rehacerse por completo el sistema.

Suspenso en listas de espera

Los ciudadanos califican con un suspenso el tiempo que los médicos especialistas tardan en ver a los pacientes desde que se pide una cita (4,89 sobre 10), al retraso en la entrega de los resultados de las pruebas diagnósticas (4,87), y al tiempo de demora para el ingreso no urgente en el hospital (4,74). El barómetro muestra además que hasta uno de cada tres encuestados (33,5%) considera que su comunidad autónoma no está realizando acciones para mejorar sus listas de espera, frente al 36,9 por ciento que sí ve políticas "para arreglar la situación" o el 29,3 por ciento que lo desconoce.

Según Pajín, "hay muchas comunidades que están tomando medidas y, gracias a ello, han recortado el tiempo de espera para determinadas intervenciones". Además, ha recordado que su departamento también está trabajando con los gobiernos autonómicos para tratar de mejorar la situación mediante la fijación de un tiempo máximo de espera para cada intervención, como anunció hace un año su antecesora en el cargo Trinidad Jiménez, si bien no ha precisado cuándo se pondrá en marcha esta medida. De hecho, entre los aspectos "mejorables" para los ciudadanos son el tiempo que los médicos especialistas tardan en ver a los pacientes desde que se pide una cita (4,89 sobre 10), el retraso en la entrega de los resultados de las pruebas diagnósticas (4,87) y el tiempo de demora para el ingreso no urgente en el hospital (4,74).