Los barceloneses, más satisfechos de vivir en su ciudad que los madrileños

Los barceloneses están más satisfechos de vivir en su ciudad que los madrileños, aunque éstos se declaran más optimistas sobre la evolución futura de la capital de España en los próximos cinco años

Europa Press/Bruselas
Actualizado:

Los barceloneses están más satisfechos de vivir en su ciudad que los madrileños, aunque éstos se declaran más optimistas sobre la evolución futura de la capital de España en los próximos cinco años que los habitantes de la ciudad condal, según una encuesta del Eurobarómetro sobre la calidad de vida en 75 ciudades europeas. El estudio pone de relieve, en todo caso, que donde mejor se vive es en localidades medianas como Oviedo o Málaga.

Barcelona ocupa el puesto 38 de la clasificación de la UE en cuanto a calidad de vida mientras que Madrid se sitúa en el número 61. Muy por delante se encuentran Málaga (13) y Oviedo (18), las otras dos ciudades españolas incluidas en la encuesta. El ranking lo encabezan ciudades de tamaño medio o pequeño como Groningen (Países Bajos), Cracovia (Polonia) o Aalborg (Dinamarca), mientras que la parte baja de la tabla la acaparan las grandes capitales como Atenas (75), Estambul (73), Londres (69), Bruselas (57), Berlín (56) o París (48).

Madrid gana a Barcelona en facilidad para encontrar empleo, acceso a la vivienda, integración de los inmigrantes, transportes públicos y espacios verdes, mientras que la ciudad condal está mejor que la capital en contaminación atmosférica, seguridad y servicios hospitalarios.

El 93% de los barceloneses se declara satisfecho o muy satisfecho de vivir en la ciudad condal, mientras que este porcentaje se reduce al 88% en el caso de los madrileños. Sin embargo, los términos se invierten si se pregunta por la evolución durante los próximos cinco años: el 63% de los habitantes de Madrid está convencido de que la calidad de vida irá a mejor y sólo el 54% piensa lo mismo en Barcelona. El grado de satisfacción es superior en el caso de Málaga y Oviedo (ambos con el 96%), y también el convencimiento de que la ciudad mejorará (70% y 72%, respectivamente).

La principal dificultad de las grandes ciudades, según la encuesta, es encontrar vivienda. El 70% de los barceloneses considera imposible encontrar un buen piso a un precio razonable, una opinión que también es mayoritaria en Madrid pero a un nivel muy inferior (54%). París, Luxemburgo, Dublín, Bucarest y Bratislava son las ciudades cuyos habitantes ven más difícil encontrar alojamiento, mientras que sólo en 11 localidades la mayoría aseguró que era fácil hacerse con un buen apartamento, entre ellas Leipzig (Alemania), Aalborg (Dinamarca), Dortmund (Alemania) y Oviedo. Sólo el 32% de los ovetenses ven complicado encontrar casa a buen precio, porcentaje que se eleva al 47% en el caso de los malagueños.

La mayoría de los encuestados considera la contaminación atmosférica como un gran problema, aunque los madrileños (88%, décimos por la cola en el ranking comunitario) lo vean mucho más grave que los barceloneses (80%) o los malagueños (50%). En contraste, el 61% de los ovetenses no cree que la polución sea uno de los principales problemas de su ciudad. Lo mismo ocurre con el ruido: el 86% de los habitantes de Madrid y el 82% de los de Barcelona dicen que es una molestia muy grave pero el 57% de los ovetenses no se ve afectado.

Atenas, Valetta (Malta), Burgas (Bulgaria), Roma y Sofía son las ciudades más contaminadas y Groningen, Bialysktok, Aalborg y Piatra Neamt (Rumanía) aquellas que disfrutan de una mayor calidad del aire, según la opinión de sus habitantes.

Seguridad y trabajo

Ninguna de las ciudades españolas que participaron en la encuesta aparece en los primeros puestos de la clasificación en materia de facilidad para encontrar empleo, copados por Praga, Copenhague y Dublín, donde más del 70% de los entrevistados admitieron que no había problemas para lograr un buen puesto de trabajo.

En España, son mayoría los que ven difícil conseguir un empleo satisfactorio, tanto en Madrid (48% frente al 35% que lo ven fácil), como en Barcelona (58% frente a 32%), Málaga (57% frente a 26%) y Oviedo (67% frente a 20%). La peor situación se da en Palermo, Nápoles y Frankfurt del Oder.

El estudio aborda también la cuestión de la seguridad, capítulo en el que destaca especialmente el caso de Oviedo, donde el 97% de los habitantes afirma sentirse seguro en la ciudad, el tercer porcentaje más alto de las 75 ciudades analizadas, sólo por detrás de Aalborg y Oulu (Finlandia). A continuación se sitúan Málaga (91%), Barcelona (87%) y Madrid (86%). La mayor percepción de inseguridad corresponde a los habitantes Estambul, Nápoles, Sofía y Atenas.

En cuanto al estado de los servicios públicos, ninguna ciudad española ocupa un puesto especialmente brillante entre las 75 localidades en las que se ha desarrollado la encuesta. En materia de transportes públicos, Oviedo se sitúa en el número 19 de la clasificación, Málaga en el 43, y Madrid y Barcelona en el 52 y 53 respectivamente. Helsinki, Viena y Rennes son las mejores, y Lefkosia (Chipre), Palermo y Sofía los farolillos rojos. Y si se habla de servicios hospitalarios, también Oviedo es la localidad de España mejor clasificada, en el puesto 24 del ranking, por delante de Barcelona (41), Madrid (44) y (Málaga).

Los ciudadanos malagueños están especialmente descontentos por la escasez de espacios verdes, como parques y jardines (el 48% se declara no satisfecho, el décimo puesto de la clasificación por la cola), mientras que Madrid y Barcelona se encuentran también en la parte baja de la clasificación y Oviedo en los primeros puestos. Los habitantes de las ciudades nórdicas son los que están más contentos con sus parques y jardines en contraste con lo que sucede en Sofía, Nápoles, Atenas o Bratislava.

Finalmente, la mayoría de los malagueños y los ovetenses considera que los inmigrantes están bien integrados en su ciudad, mientras que en el caso de Madrid y Barcelona hay una mayor división de opiniones.