El Consejo Consultivo y el Gobierno balear, que preside la socialista Francina Armengol, deberán dar en última instancia su visto bueno a esta iniciativa
El Consejo Consultivo y el Gobierno balear, que preside la socialista Francina Armengol, deberán dar en última instancia su visto bueno a esta iniciativa - Efe

Baleares seguirá adelante con su plan de exigir el catalán a médicos y enfermeros

El segundo plante en siete días de los sindicatos mayoritarios en el sector no evita que el Servicio de Salud mantenga la tramitación del polémico decreto lingüístico

Palma Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Sindicato Médico de Baleares (Simebal) y el Sindicato de Enfermería (Satse) del Archipiélago, mayoritarios en el sector, no han acudido este jueves a la reunión de la Mesa Sectorial de Sanidad convocada por el Servicio de Salud. En dicho encuentro debía debatirse y aprobarse el borrador del decreto que regulará el conocimiento de catalán que se exigirá a los profesionales sanitarios que quieran presentarse a oposiciones o que deseen trabajar en la Comunidad. Dicho decreto establece que el catalán será finalmente un requisito para auxiliares, enfermeros y médicos. Los auxiliares deberán acreditar el nivel B1 —básico—, mientras que médicos y enfermeros deberán tener el nivel B2 —avanzado— para poder optar a una plaza pública.

El viernes de la pasada semana se había convocado ya una primera reunión, en la que Simebal y Satse plantaron, al igual que han hecho hoy, a la Consejería de Salud. Como ambos sindicatos ostentan el 52 por ciento de la representación de la Mesa Sectorial de Sanidad, el encuentro previsto para esta mañana no ha podido celebrarse finalmente por falta de quórum. Pese al nuevo plante sindical, el Servicio de Salud seguirá adelante con su propósito de que el citado decreto sea aprobado lo antes posible. El Consejo Consultivo y el Gobierno balear, que preside la socialista Francina Armengol, deberán dar en última instancia su visto bueno a esta iniciativa.

Cabe recordar que tanto Simebal como Satse se oponen a la exigencia del catalán porque consideran que dificultará la llegada de especialistas del resto de España a las Islas. Para ambos sindicatos, debería primarse la atención sanitaria por encima del posible conocimiento o no de la lengua catalana. Una vez que el polémico decreto lingüístico sea aprobado y publicado en el Boletín Oficial de las Islas Baleares (BOIB), podría acabar siendo impugnado judicialmente por Simebal y por Satse.

En el actual borrador del decreto se contempla, en cualquier caso, una excepción con respecto a la exigencia del catalán. Así, se establece que profesionales foráneos que no conozcan la lengua catalana podrán optar a plazas concretas cuando haya carencia de especialistas. Dichas personas dispondrán de un plazo de dos años, desde el momento en que tomen posesión de la plaza, para acreditar los conocimientos de catalán requeridos.

El texto del borrador del decreto fue pactado recientemente por el PSOE y por MÉS por Mallorca —que forma parte del Ejecutivo de Armengol— tras varias semanas de discrepancias entre ambos partidos sobre esta cuestión. Cabe recordar que el pasado mes de agosto los econacionalistas obligaron a los socialistas a retirar una resolución inicial del Servicio de Salud en la que se dispensaba del conocimiento del catalán a médicos, enfermeros y farmacéuticos.