Turismo de borrachera
Turismo de borrachera

Baleares dice que el turismo de borrachera es un problema «pequeño», pero con gran «repercusión»

Palma acoge la cumbre «Repiensa tu viaje. Un debate abierto» para hablar sobre las repercusiones negativas de las conductas incívicas

Actualizado:

La vicepresidenta del Gobierno balear y consejera de Turismo, la ecosoberanista de MÉS Bel Busquets, calificó ayer como «pequeño» el problema del turismo incívico o de borrachera que cada verano afecta a Baleares. Las zonas más afectadas por ese turismo incívico serían Magaluf o El Arenal en Mallorca. Busquets reconoció que dicho problema tiene, en cualquier caso, una gran «repercusión mediática». La consejera se expresó así en declaraciones a los medios en el marco de la primera cumbre internacional sobre el abuso del alcohol en los viajes, celebrada bajo el epígrafe de «Repiensa tu viaje. Un debate abierto».

El citado encuentro se celebró en la Escuela de Hostelería de las Islas Baleares, ubicada en Palma. En total este seminario reunió a más de 80 personas de diez países diferentes, que participaron en dos mesas redondas sobre las incidencias en el sector turístico relacionadas con el exceso del consumo de alcohol. La cumbre fue organizada por el Centro Baleares Europa y el Gobierno regional. Además, contó con la colaboración de las ONG Eurocare e Irefrea.

«Lo que queremos entre todos es abordar un problema», afirmó Busquets en relación al turismo incívico, un problema que sería «pequeño» si se tienen en cuenta «los más de 16 millones de turistas que nos visitan». Aun así, la vicepresidenta reconoció que en Baleares hay cada año «una serie de incidentes relacionados con el abuso del alcohol». En esa misma línea, insistió en que es necesario «remarcar» que «es un problema pequeño», pero que «tiene una repercusión mediática» cada verano. «Fuimos una industria pionera en lo que es el turismo», dijo Busquets a continuación, para añadir: «También queremos ser pioneros en sentarnos en unas mesas y poder poner en común cuáles son las posibles soluciones».

Una solución transversal

La cumbre fue inaugurada por la presidenta del Gobierno balear, la socialista Francina Armengol, quien destacó la necesidad de erradicar el turismo de excesos «con la implicación de todo el mundo, ya que la solución tiene que ser transversal y el problema no radica en un único sector». Armengol añadió que «es muy importante continuar en el camino de construir una sociedad con hábitos saludables», un hecho que «requiere ejemplos positivos, empezando por el turismo, que es nuestro principal escaparate». En este sentido, la presidenta recalcó que se habría conseguido cambiar el modelo turístico en Baleares, con «la apuesta por un modelo con una rentabilidad económica alta, pero con una rentabilidad social inigualable».

Por su parte, la consejera de Salud, la socialista Patricia Gómez, señaló que el consumo abusivo de alcohol es motivo de preocupación por las conductas de riesgo que comporta —por ejemplo el «balconing»— y por muchas otras consecuencias perniciosas para la salud a corto, medio y largo plazo. En relación a los accidentes directamente causados por el consumo de alcohol, Gómez dijo que no sólo suponen un coste económico, sino sobre todo «un coste social, familiar y personal muy importante, derivado de lesiones graves medulares y craneales en personas muy jóvenes, cuya vida puede quedar marcada para siempre». Por ese motivo, se debería incidir en la prevención.

«Este es un problema demasiado complejo para que una sola persona o una sola administración lo pueda resolver; hay que afrontarlo con la fuerza de toda la sociedad, desde el convencimiento de que este es un fenómeno que nos afecta a todos», remarcó la consejera de Salud.