Así son los «Baby Boxes», los polémicos buzones para bebés abandonados que están instalando en EE.UU.

Se encuentran en estaciones de bomberos y cuentan con calefacción y una alarma que notifica la presencia de un bebé

Actualizado:

En algunas ciudades de Estados Unidos están instalando buzones para depositar niños no deseados, una inciativa pensada reducir el número de niños abandonados en sitios inseguros.

La ciudad de Warsaw, en el estado de Indiana, ha sido la última que oficialmente tendrá uno de estos buzones. El Ayuntamiento votó por unanimidad a favor de intalarlo en la estación de bomberos.

El de Warsaw será el noveno de estos dispositivos que tendrá el estado de Indiana. Estará ubicado un costado del edificio de bomberos y permitirá que el hombre o mujer que abandone al bebé lo haga de forma segura y anónima.

Cuando un bebé es puesto dentro, se dispara una alarma silenciosa que alerta a los servicios de emergencias y permiten que el niño sea recogido en menos de cinco minutos. Son dispositivo más complejos de lo que parecen a primera vista, dotados con reguladores de temperaturas y sensores.

«El abandono es un problema», explica Priscilla Pruitt, de la organización Safe Haven Baby Boxes. «Estas mujeres jóvenes no quieren ser conocidas o que las vean. Especialmente en pequeños pueblos donde todo el mundo conoce a todo el mundo», comenta Pruitt a BBC.

El objetivo de los buzones, dice Pruitt, es combatir el infanticidio que ocurre cuando las madres, frecuentemente jóvenes e inseguras, dan a la luz completamente solas y no son capaces de hacer frente a la situación.

Solo tres estados de EE.UU. han aprobado la legislación para que los buzones sean instalados, e Indiana es el que cuenta con el mayor número.

Sin embargo, no todos los estados están a favor. «No creo que sea apropiado permitir que los padres puedan renunciar a un bebé simplemente depositándolo en un lugar antes que entregarlo a un oficial de policía, bombero o a un empleado de un hospital», comentó el Rick Snyder, gobernador del estado de Michigan que vetó la ley que permite su instalación.

Estos buzones comenzaron a aparecer por primera vez en Estados Unidos en 2016, pero el concepto se remonta a tiempos medievales.