El Ayuntamiento de Palma despide a dos trabajadores por haber falsificado sus títulos de catalán

La Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado eleva ya a diez el número de personas que podrían haber cometido alguna irregularidad en relación a las titulaciones exigidas por la compañía a nivel laboral

Palma de MallorcaActualizado:

La Empresa Municipal de Aguas y Alcantarillado (Emaya) del Ayuntamiento de Palma ha aprobado este miércoles el despido de dos trabajadores eventuales por, presuntamente, haber falsificado la titulación de catalán que exigía la empresa para poder inscribirse en las oposiciones de peones especialistas de redes del ciclo del agua convocadas a mediados de este año. En el consejo de administración de Emaya celebrado esta mañana se ha acordado igualmente la expulsión de otro empleado, en ese caso concreto por, supuestamente, haber falsificado un título de Formación Profesional para poder optar a una categoría laboral de electricista.

Cabe recordar que la gerente de Emaya, Imma Mayol, había informado el martes de la pasada semana de que un total de seis inscritos en las citadas oposiciones de peones habrían falsificado la titulación de catalán que se pedía para poder optar a una plaza de las cinco convocadas en estas pruebas. Emaya exigía para poder presentarse a dichas oposiciones tener el nivel A2 o básico de lengua catalana. De las seis titulaciones de catalán al parecer falsificadas, tres correspondían a posibles aspirantes a trabajar en Emaya, mientras que las otras tres titulaciones falsas eran de trabajadores eventuales que el pasado verano estaban ya en activo en la empresa municipal. De estos tres empleados temporales, uno finalizó su contrato días atrás. Los otros dos que aún seguían trabajando en Emaya son los que han sido despedidos esta mañana.

Además de las seis falsificaciones lingüísticas mencionadas, había sido detectada en Emaya otra manipulación sin ninguna relación con el catalán, pues afectaba a la documentación aportada por un aspirante a la bolsa de trabajo para la contratación temporal de oficiales de segunda de electricista. Mayol explicó la pasada semana que ante las sospechas suscitadas por un documento de titulación de Formación Profesional de grado superior aportado por dicho aspirante, Recursos Humanos solicitó la preceptiva verificación a la Consejería de Educación del Gobierno balear, que comprobó que no había constancia de tal título. En ese contexto, el consejo de administración de Emaya ha decidido también hoy el despido de la persona implicada.

En manos de la Fiscalía

La gerente de Emaya explicó hace ocho días que la empresa municipal había presentado una denuncia ante la Fiscalía de Baleares contra los citados siete sospechosos de haber falsificado sus titulaciones, al entender que los hechos denunciados podrían ser constitutivos de sendos delitos de estafa y falsificación de documento oficial. Los indicios iniciales apuntaban, además, a la posible existencia de una trama de falsificación de titulaciones, por lo que se pidió a la Dirección General de Política Lingüística del Gobierno balear que comprobase las certificaciones de catalán presentadas en todas las convocatorias hechas en este mandato. Dicha comprobación sigue aún en marcha.

Paralelamente, la presunta falsificación de títulos de catalán en Emaya está siendo investigada también por la Guardia Civil, a raíz de la denuncia presentada semanas atrás por un particular ante la Benemérita. Agentes de la Guardia Civil se pusieron ya en contacto con Emaya hace ocho días para informar a la dirección de la empresa municipal sobre esa circunstancia.

Además, a lo largo de la última semana han sido descubiertos por parte de Emaya tres nuevos casos de presuntas actuaciones irregulares. En un caso, se ha abierto un expediente al antiguo presidente del comité de empresa de la sección de aguas, José María García Hernández, porque, presuntamente, podría haber tenido conocimiento de la falsificación de títulos de catalán en las mencionadas oposiciones de peones y no lo habría denunciado. García Hernández es sindicalista de CC OO y militante de MÉS. Los otros dos nuevos casos hacen referencia a un trabajador de Emaya que habría presentado una titulación falsa del nivel A2 de catalán en 2016 y a un aspirante a trabajar en la empresa municipal que habría cometido la misma irregularidad un año después. Ambos casos han sido denunciados también ante la Fiscalía.

Críticas del PP y Cs

En el presente mandato gobierna en el consistorio palmesano un tripartito conformado por el PSOE, MÉS y Podemos. El alcalde es en la actualidad el ecosoberanista de MÉS Antoni Noguera. Por lo que respecta a Emaya, la presidenta de dicha empresa municipal es la teniente de alcalde de Ecología, Agricultura y Bienestar Animal, Neus Truyol, también de MÉS. La actuación de Truyol en relación a las indagaciones hechas sobre las falsas titulaciones detectadas en Emaya ha sido criticada por los dos partidos de la oposición, el PP y Cs, que han acusado a la dirección de la empresa municipal de «falta de transparencia».

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Palma, Marga Durán, ha pedido este miércoles la dimisión de la presidenta de Emaya. «Truyol no sólo es responsable de todo lo que ha sucedido en esta trama, sino que también es la responsable de que hayan fallado los controles en todos estos procedimientos», ha afirmado Durán. Asimismo, ha acusado a Truyol de permanecer «escondida» y ha censurado que desde la dirección de Emaya no se haya aportado, a su juicio, «información veraz en ningún momento, ni a la oposición ni al consejo de administración».

Por su parte, el portavoz municipal de Cs, Josep Lluís Bauzá, ha acusado a Truyol de «mentir» y de no haber informado al consejo de administración de Emaya de la presunta trama cuando se tuvieron ya los primeros indicios de supuestas irregularidades. «Primero debería de haber sido convocado un consejo de administración extraordinario de Emaya y luego se debería de haber informado a la prensa, pero no se hizo así», ha denunciado Bauzá.

Tras el consejo de administración de Emaya de este miércoles, Truyol ha comparecido en rueda de prensa para, por vez primera desde que estalló el escándalo, dar explicaciones sobre este asunto. «Esta es una situación dolorosa, nos encontramos ante una situación lamentable, pero también querríamos transformar este problema en una oportunidad para dejar claro que no se podrán repetir hechos como estos», ha destacado. Según Truyol, «los mecanismos de control han funcionado». Para la presidenta de Emaya, se habría actuado con «diligencia, contundencia y agilidad» una vez que se tuvo conocimiento de los citados casos.