El alcalde de Vélez Málaga,  Antonio Souvirón, muestra ejemplares de «axarcos» en moneda y billete.J. A. Berrocal

El «axarco» de Vélez Málaga, la única moneda que resiste lallegada del euro

El «axarco», una moneda creada hace 14 años por amor a la comarca malagueña de la Axarquía, es la única moneda de la «zona euro» que ha resistido la llegada de la nueva moneda común. Se trata de una especie de pagaré que se utiliza para comprar en comercios y como reclamo turístico.

JOSÉ MARÍA CAMACHO. MÁLAGA.
Actualizado:

El «axarco» se acuñó hace algo más de una década y, desde entonces, se ha convertido casi en moneda de cambio en la comarca de la Axarquía. La «divisa» veleña, que equivale a 60 céntimos de euro (100 pesetas), en vez de decir adiós como ha hecho la peseta tras 133 años de historia, sigue con vida en la comarca de la Axarquía, constituida por 31 municipios como el Rincón de la Victoria, Nerja, Vélez Málaga, Cómpeta y Frigiliana, entre otros.

El alcalde de Vélez Málaga, Antonio Souvirón, asegura que muchas personas solicitan ya el «axarco» como recuerdo, aunque en un principio surgió como moneda de cambio. «Estaba en todos los comercios y establecimientos de la ciudad», indicó. Souvirón señala que Vélez Málaga es uno de los municipios más importantes culturamente de la provincia malagueña: «Cuenta con un destacado patrimonio histórico-artístico y está desarrollando en estos momentos un proyecto muy importante como es la construcción de un parque arqueológico en la desembocadura del río Vélez denominado Playa Fenicia. En la zona donde se edificará el parque existen restos de dos ciudades fenicias y tres necrópolis». El alcalde explica que «se trata de uno de los enclaves fenicios más importantes del Mediterráneo occidental. Los restos más antiguos datan del siglo VIII antes de Cristo».

La rebelión de los moriscos

Gámez, el autor, se considera descendiente directo de las 30 familias de axarcos que, protegidas por el duque de Osuna, quedaron en la localidad de Comares, tras librarse de la matanza que se produjo tras la rebelión de los habitantes de la zona. La aniquilación de la que fue testigo el Peñón de Frigiliana, una de las últimas localidades axárquicas lindando con Nerja, está recogida en una de las caras del «axarco».

En un mosaico colocado en la antigua muralla de Vélez Málaga reza una frase de Gámez que dice: «Axárquicos, recordad a vuestros hijos y a los hijos de vuestros hijos que en esta batalla (la de la vida) venció la virtud de nuestra estirpe sobre la ambición de nuestros enemigos».