Interior de un avión
Interior de un avión

¿Por qué los aviones atenúan las luces durante el despegue y el aterrizaje?

Hablamos de dos fases críticas del vuelo, de ahí que se extremen todas las precauciones

Actualizado:

Si viajas en avión, notarás que, cuando las luces se atenúan o apagan, significa que el vuelo ha sido autorizado para despegar o que va a entrar en fase de descenso. Pero, ¿qué significa realmente este procedimiento?

Una respuesta sencilla: por motivos de seguridad. Tanto el despegue como el aterrizaje son fases críticas del vuelo, de ahí que se extremen todas las precauciones, incluyendo el ajuste de la luz.

En otras palabras, las luces interiores o de cabina se ajustan para adaptarse al entorno exterior. Así, si se diera un caso de emergencia, los ojos ya estarían adaptados a un entorno presumiblemente más oscuro, lo que puede ahorrar valiosos segundos.

En este sentido, si las luces de cabina fallan durante la emergencia, la luz tenue también facilitaría la identificación de las señales de «Salida» y de las guías luminosas del suelo.

Los protocolos fijan en 90 segundos el tiempo límite para una evacuación de emergencia. Teniendo en cuenta que el ojo humano tarda un mínimo de unos diez minutos en ajustarse a un entorno oscuro, atenuar la luz ayuda a la prevención.

Pero esto no solo afecta a los pasajeros, los pilotos también realizan un procedimiento similar. Por ejemplo, en una tormenta eléctrica se elevan las luces de la cabina para, en el caso de que caiga un relámpago, éste no ciegue al piloto.