María Esperanza Jiménez tenía una importante inmobiliaria en el centro del Puerto de Santa María (Cádiz)
María Esperanza Jiménez tenía una importante inmobiliaria en el centro del Puerto de Santa María (Cádiz) - ABC
Exclusiva ABC

La autopsia confirma que la española que visitaba una favela en Brasil murió de un disparo en la yugular

Tal como adelantó ABC el pasado martes, la turista española María Esperanza Jiménez, murió por un disparo en la yugular en Brasil cuando visitaba una favela de Río de Janeiro

MADRIDActualizado:

Tal como adelantó ABC el pasado martes, la turista española María Esperanza Jiménez, murió por un disparo en la yugular en Brasil cuando visitaba una favela de Río de Janeiro.

La mujer, oriunda de Cádiz, había quedado en un punto de encuentro determinado al finalizar su recorrido por la favela Rocinha, cuando se subió a un coche junto a su hermano, su cuñada y otros turistas y fue disparaba por la Policía.

Según la autopsia realizada por el Instituto Médico Legal, la española falleció a consecuencia de una hemorragia provocada por el disparo que le alcanzó en la yugular, informa Efe.

Según contaron a ABC fuentes conocedoras del caso, el suceso ocurrió cuando terminaron el recorrido por la favela y quedaron en un punto determinado de encuentro para subir al Fiat que los llevaría de vuelta y que fue donde la gaditana recibió un disparo. « Se subieron al coche y escucharon una explosión. Ella recibió un disparo en la garganta y no se dio cuenta». María Esperanza falleció en el hospital. A esta familia andaluza de vacaciones en Brasil le dijeron que el recorrido por las favelas era seguro.

Se asustó y aceleró

Según la versión oficial, el coche «rompió un bloqueo policial» y fue alcanzado por dos disparos del teniente de la Policía Militar Davi dos Santos Ribeiro, uno en el guardabarros y otro en el parabrisas trasero, que causó la muerte de María Esperanza.

El conductor, un italiano que reside desde hace cuatro años en Río, declaró a la policía que cuando abandonaban la favela escuchó disparos, se asustó y aceleró.

Frenó unos 50 metros más adelante ante una barrera policial y fue entonces cuando el grupo se bajó del coche y se percató de que María Esperanza estaba herida.