El fomento de las lenguas cooficiales se lleva una parte del presupuesto autonómico
El fomento de las lenguas cooficiales se lleva una parte del presupuesto autonómico - ABC

Las autonomías dedican 175 millones anuales a sus lenguas cooficiales

El Gobierno vasco es, con mucha diferencia, el que más fondos destina con más de cien millones al año

MadridActualizado:

El esfuerzo presupuestario que dedica España a fomentar sus lenguas regionales se cuenta por millones de euros cada año. Ocho de los trece gobiernos autonómicos dedican fondos públicos al fomento de sus «lenguas propias»: desde los modestos 55.000 euros presupuestados este año por el Gobierno canario para financiar su particular Academia de la Lengua Canaria -dedicada a cultivar las singularidades lingüísticas del Archipiélago-, a los más de 107 millones que dedica el Gobierno vasco para fomentar el euskera, pasando por los más de 37 millones de euros del programa presupuestario «Lengua catalana» de la Generalitat, los casi 15 millones que dedica al mismo fin elGobierno valenciano, o los algo más de cinco millones de euros que la Xunta se ha reservado este año para promocionar la lengua gallega.

Como mínimo, los fondos públicos dedicados a las lenguas regionales rondarán este año los 176 millones de euros, más de 170 de ellos concentrados en las lenguas que tienen la condición legal de cooficiales: euskera, catalán y gallego. Serán al menos 176 millones, porque a ese coste en programas lingüísticos habría que sumar también otro gasto público que está íntimamente ligado a las lenguas regionales: las costosas radiotelevisiones autonómicas que, como la catalana o la vasca, nacieron con el argumento de resultar necesarias para impulsar las lenguas propias e intensificar las políticas identitarias.

Televisiones autonómicas

¿Qué parte de ese gasto en radiotelevisiones autonómicas con lenguas cooficiales es imputable a la política lingüística? No es sencillo dar con una respuesta de consenso, pero está oficialmente reconocido que una sustancial parte de ese gasto público en medios de comunicación tiene su origen y su razón de ser en el fomento de las lenguas autóctonas. Y el presupuesto de conjunto de las radiotelevisiones autonómicas con lenguas cooficiales se cuenta por varios millones de euros cada año.

En resumen, el flujo de dinero público que se dirige anualmente a las políticas lingüísticas regionales es de un mínimo de 176 millones -si se usa el criterio más restrictivo, el de contar únicamente los programas presupuestarios de «política lingüística»-; y de varias decenas o incluso cientos de millones más si a esa cantidad se le añade la parte «lingüística» con la que se argumenta la existencia de las televisiones autonómicas en aquellas comunidades que cuentan con lenguas cooficiales.

País Vasco: 107 millones

El euskera es, con diferencia, el que más dinero público consume cada año. Sin contar el presupuesto de la radiotelevisión autonómica, el Gobierno vasco dedica más de 100 millones de euros a financiar una larga y variopinta lista de acciones de promoción cultural y educativa del euskera. La suma alcanza este año los 107 millones de euros. Así, a cada habitante del País Vasco le cuesta unos 50 euros. El Gobierno de Íñigo Urkullu no solo es especialmente generoso en nutrir las políticas de fomento del euskera dentro del País Vasco, sino también en promocionarlo en el extranjero. Ese es un cometido esencial del Instituto Vasco Etxepare, que cuenta este año con un presupuesto de 2,34 millones de euros para «la proyección y difusión del euskera y la cultura vasca a nivel internacional».

Cataluña: 37,23 millones

El Gobierno catalán es el segundo con más gasto en política lingüística, 37,23 millones de euros de presupuesto. Ahora bien, si se computa el esfuerzo «catalanizador» desplegado a través de medios de comunicación propios y ajenos, la Generalitat de Puigdemont se situaría en cabeza en gasto lingüístico, porque en tal caso el cómputo global daría una suma de 346 millones de euros.

El programa presupuestario «Lengua catalana», el cual está dotado con 37,23 millones de euros, abarca una larga lista de acciones a golpe de talonario público. Un abanico múltiple de medidas, en las que están implicadas tanto la Administración autonómica propiamente dicha como otras entidades del extenso entramado de organismos, sociedades y fundaciones públicas de la Generalitat catalana.

Baleares: 2,9 millones

En Baleares, el coste de la promoción permanente del catalán como lengua cooficial de la Comunidad autónoma ronda los tres millones de euros. El presupuesto del Gobierno de la socialista Francina Armengol para el presente año recoge exactamente 2.934.471 euros para «planificación y normalización de la lengua catalana», que también en esta autonomía encuentra un respaldo añadido con su radiotelevisión autonómica. Este ente cuenta con un presupuesto para el presente año de 30,6 millones de euros.

Galicia: 5 millones

En el caso del gallego, la Xunta ha consignado este año un presupuesto de cinco millones de euros para la promoción y difusión de esa lengua, sin contar los 94 millones de euros que maneja durante este ejercicio la radiotelevisión gallega. Una gran parte de ese presupuesto se utiliza para apoyar económicamente a entidades públicas y privadas que trabajan en el fomento de la lengua gallega. Por ejemplo, los 475.000 euros con los que se financia a la Real Academia Galega para que lleve a cabo acciones culturales de investigación lingüística; los 870.000 euros concedidos a empresas privadas para programas de promoción del gallego -170.000 de ellos para editoriales en lengua gallega-, o los más de 200.000 euros repartidos entre centros de estudios galegos existentes en una quincena de países.

Navarra: 7 millones

El Gobierno navarro de la nacionalista Uxue Barkos ha situado al euskera como una de sus líneas estratégicas de acción política. Barkos lo anunció durante su investidura y lo está poniendo en práctica con medidas dirigidas a potenciar la «euskaldunización» lingüística en la Comunidad foral, en la que los vascoparlantes son una minoría. Este año, el presupuesto que Navarra ha dedicado al fomento del euskera en Navarra asciende a 6,68 millones. El grueso, 6,22 millones, los gestiona el instituto Navarro del Euskera. Otros 450.000 euros se destinan a programas de promoción del euskera en los centros educativos de la Comunidad foral.