La Autónoma de Madrid le arrebata el liderazgo a las universidades catalanas en el ranking mundial «QS»

La reputación académica y la dada por los empleadores ha catapultado a la Universidad Autónoma de Madrid como la primera española (de un total de 25) en la decimoquinta edición del «QS World University Rankings»

MADRIDActualizado:

La reputación académica, es decir, la percepción que más de 84.000 académicos tienen sobre las instituciones en términos de investigación y la reputación dada por los empleadores (43.000 consultados) ha catapultado a la Universidad Autónoma de Madrid como la primera española (de un total de 25) en la decimoquinta edición del «QS World University Rankings». [Para consultar el ranking completo visita: Topuniversities]

Este centro ha pasado del puesto 187 al 159, es decir, ha escalado 28 posiciones y ha conseguido devolverle el título de mejor universidad española a la capital después de cuatro años de liderazgo de universidades catalanas. De hecho, la Universidad de Barcelona ha pasado a segundo lugar perdiendo 10 posiciones: del puesto 156 al 166.

En tercer lugar, se coloca la Universidad Autónoma de Barcelona (que, junto a la Pompeu Fabra, en octava posición) se mantienen fuertes en investigación. Otra novedad este años es que se suman dos universidades más al ranking: Ramón Llull y la Universidad de Vigo. El «top ten» español quedaría de la siguiente forma: Autónoma de Madrid, Universidad de Barcelona, Autónoma de Barcelona, Complutense de Madrid, Navarra, Carlos III de Madrid, Politécnica de Cataluña, Pompeu Fabra, Politécnica de Valencia y Universidad de Zaragoza. De las 25 totales, 13 han ascendido en el ranking, dos han descendido (Universidad de Barcelona y Pompeu Fabra) y 8 se mantienen en los mismos puestos.

Solo una europea entre las 20 mejores del mundo

A nivel global, el puesto número 1 del ranking que evalúa a las mejores 1000 universidades de 85 países, es para el «Massachusetts Institute of Technology» (MIT) cuyo liderazgo se viene manteniendo durante siete años consecutivos. Entre las 20 mejores del mundo hay 11 estadounideneses (Stanford y Harvard ocupan los puestos 2 y 3, respectivamente), 5 de Reino Unido (Oxford y Cambridge en los puestos 5 y 6, respectivamente), 3 asiáticas (dos de Singapur y una de China) y solo una europea: ETH Zurich, en el puesto 7.

El ranking usa un total de seis indicadores para realizar el ranking: -Reputación académica, -Reputación entre empleadores, -Ratio profesor/estudiante,-Citas por académicos,-Profesores internacionales,-Estudiantes internacionales.

La fortaleza conseguida gracias a la reputación dada por los académicos y empleadores no es solo «patrimonio» de la Autónoma de Madrid, de hecho, 22 mejoran en en el primer indicador y 16 en el segundo.

El resto de indicadores da pistas de qué está haciendo mal la unversidad española: «Los centros españoles muestran una tendencia a la baja en las citas por académico y en la ratio de profesores internacionales, siendo estos dos los más débiles durante la actual y pasadas ediciones», explica Fernando Coca Martin-Romo, uno de los responsables de «QS».

En el indicador de citas por académico (número promedio de citas científicas atraídas por cada académico), solo cuatro instituciones consiguen mejorar su posición con respecto el año pasado; como excepción, la Univesidad de Navarra es la única institución con tendencia positiva desde el año 2015. El indicador de profesores internacionales es aún más débil, con una trayectoria negativa y donde casi el 60% de las universidades presentes en este indicador están fuera del rango 601 (aquellas universidades cuyo ranking final está por debajo del puesto 500 su resultado es agrupado en rangos).

Los deberes de la universidad española

Por lo tanto, los deberes para conseguir que una universidad española entre en el «top 100» pasan por seguir ejemplo de universidades líderes como el MIT: «El MIT ha sabido establecer una sólida estrategia de largo plazo con el eje en la investigación en ciencia y tecnología. Otro aspecto clave es la calidad de su producción científica. En el indicador que mide las citas científicas promedio de su plantilla académica, obtiene un puntaje casi perfecto, de 99,8 sobre 100. Este índice evalúa tanto el impacto de las publicaciones como la calidad de los investigadores».

También resulta importante el elevado nivel de internacionalización del MIT, especialmente en lo concerniente a su cuerpo académico, con más de la mitad de sus profesores e investigadores siendo de origen extranjero.

Ahí es donde más insisten desde el «QS »para que España escale posiciones: «Las relaciones internacionales se han centrado en el intercambio de estudiantes y académicos. Sin embargo, hay otras estrategias como la inclusión de investigación colaborativa, la innovación, emprendimientos, actividades con empresas, etc. Los profesores internacionales en entornos de no habla inglesa son claves para aumentar el número de cursos y programas de grado enseñados en inglés y, en general, son esenciales para impulsar la orientación lingüística en inglés de la universidad. El uso del inglés tanto para la enseñanza como para la investigación es visto como un posible factor clave en la internacionalización. Mejorar este indicador por tanto puede tener una influencia directa en el ámbito de la investigación».