La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo/ Los niños expuestos al tabaco reciben una dosis de nicotina anual equivalente a fumar entre 60 y 150 cigarros - ABC/ VÍDEO: ATLAS

El Gobierno no descarta prohibir fumar en más espacios ante el aumento del consumo de tabaco

La ministra presenta la Encuesta sobre alcohol y drogas 2017-2018 y anuncia un plan de prevención para combatir el crecimiento de un 3% del tabaquismo

MadridActualizado:

La ley antitabaco que entró en vigor en enero de 2006, y se endureció en 2010 ya no es suficiente para frenar el consumo de esta sustancia. Esta norma, que revolucionó la adicción al tabaco al prohibir fumar en espacios públicos cerrados, no ha podido impedir que en 2017 el tabaquismo aumente un 3% entre la personas de 15 y 64 años. Los más afectados son los jóvenes, ya que un 5% de ese porcentaje de crecimiento se refiere a este sector juvenil. Esta situación ha llevado al Gobierno a replantearse su estrategia y a no descartar tomar nuevas medidas, como ampliar la prohibición de fumar en determinados espacios.

Los datos de la última encuesta sobre alcohol y drogas en España 2017-18 (Edades), realizada por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, reflejan que el consumo de tabaco se sitúa en cifras similares a las de 1997. En el último mes, el 34% de la población admitió haber consumido tabaco a diario; mientras que en 2015 fue del 30,8%.

Este informe, que recoge una muestra de 21.249 encuestas y que fue presentado ayer por la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, incide en que el 69,7% de la población de 15 a 64 años reconoce haber fumado alguna vez en la vida, el 40,9% en el último año, el 38,8% en el último mes y el 34% diariamente en el último mes (un 3,6% más que en 2011). Entre los fumadores, dos de cada tres se han planteado dejar de fumar y de estos, dos de cada tres lo han intentado.

Las cifras suponen un «cambio de tendencia» y son motivo de preocupación en el seno del Gobierno, como así manifestó la ministra de Sanidad. Tal es el temor de que esta situación se vaya agravando que el Ejecutivo ya trabaja en el diseño de una campaña de sensibilización y prevención para los jóvenes. Además, no descarta adoptar una polémica decisión, como sería aumentar los espacios públicos donde esté prohibido fumar.

«Se pueden analizar algunos espacios que hayan quedado mal regulados o escasamente regulados», afirmó la ministra, aunque quiso precisar que todo se hará en coordinación con la Unión Europea. «Este ha sido un punto de debate en la Comisión Europea y nosotros estamos trabajando para identificar aquellas medidas que pueden ser más eficaces para prevenir el consumo y limitar los efectos que también tienen que ver con el fumador pasivo», insistió Carcedo. Precisamente, en la reunión que celebraron el pasado viernes los titulares de Sanidad de los países europeos, éste fue un tema de debate esencial.

Desde el Gobierno se apunta a incumplimientos de la actual legislación y abogan porque «no se busquen subterfugios para escabullirla», subrayó la ministra. En este sentido, Carcedo entiende que hay ámbitos «que requieren mayor esfuerzo y mejora en su aplicación para conseguir los resultados esperables».

Entre las medidas a adoptar, la ministra no quiso pronunciarse abiertamente sobre la posibilidad de prohibir fumar dentro del coche, cuando hay menores de edad. En un primer momento afirmó que «esto nos lo tienen que dar estudios que se están realizando. Se verán posibles medidas que no solo se están haciendo desde el Ministerio de Sanidad español, sino también desde el resto de estados miembros, en trabajos específicos en el seno de la Unión Europea, y en fechas próximas tendremos conclusiones», dijo. Después insistió: «No lo descarto, ni lo afirmo, el coche es un espacio privado, la responsabilidad de los padres también tiene que tenerse en cuenta y la ley no debe de entrar» en ello.

No solo ha repuntado el consumo en el tabaco; también el cannabis ha sufrido un incremento de dos puntos porcentuales en el último mes, a pesar de aumentar la percepción del riesgo de esta droga. El cannabis es la sustancia ilegal más consumida entre la población española. En 2017 empezaron a consumir 223.000 personas (casi la mitad son menores) frente a los 159.000 que se iniciaron en 2015. Respecto al porcentaje de consumidores, el 35,2% de la población de 15 a 64 años ha consumido cannabis alguna vez en la vida, el 11% lo ha consumido en el último año, el 9,1% en el último mes y el 2,1% lo hace diariamente (frente a los datos de 2015, cuando había un 31,5% que lo había hecho alguna vez, el 9,5% en los últimos 12 meses, un 7,3% en los últimos 30 días y el 2,1% diariamente). Se estima que, en 2017, 647.000 personas (519.000 hombres y 128.000 mujeres) han consumido cannabis diariamente.

Del total del consumo de drogas, se sitúa, en primer lugar, el alcohol (el 75,2% de los encuestados lo ha consumido en el último año; el 77,6% lo hacía en 2015) y, en segundo lugar, el tabaco (el 40,9% ha fumado tabaco en el último año, respecto al 40,2% en 2015). Los hipnosedantes son la tercera sustancia (11,1% actual por 12% en 2015) y en cuarto lugar se sitúa el cannabis (11% por 9,5% en 2015). Todas se han estabilizado, excepto el tabaco.

Menores de edad

El resto de drogas estudiadas tienen unas prevalencias de consumo en el último año por debajo del 2,5% (proporción de población que las consumen). La cocaína se queda en un 2,2%; el éxtasis en un 0,6%; los alucinógenos en un 0,4%; las anfetaminas, un 0,5%; y la heroína, en un 0,1%, el mismo porcentaje que los inhalables volátiles, como el pegamento. Respecto a las nuevas sustancias psicoactivas, el 1,1% de los españoles entre 15 y 64 años dice haberlas probado alguna vez en su vida.

En cuanto a los menores de edad, aumenta ligeramente el consumo de drogas entre el grupo de 15 a 17 años. En el último año, el 60% de los menores han consumido alcohol (58% en la anterior edición de la encuesta) y el 25,4% tabaco (20,6% en 2015). El 14,3% de los menores de 18 años han consumido cannabis en el último año (12,6% en 2015), cifra que duplica al porcentaje de consumidores de cannabis mayores de 45 años (7,8%).