La reunión de la Mesa Sectorial de Educación celebrada este jueves
La reunión de la Mesa Sectorial de Educación celebrada este jueves

El futuro de la enseñanza en Baleares: el catalán como lengua vehicular y en casi el 100% de las clases

La socialista Armengol retoma ahora, en gran medida, lo establecido por el Decreto de Mínimos aprobado por Matas hace 20 años

Palma de MallorcaActualizado:

El Ejecutivo que preside la socialista Francina Armengol mantendrá y ampliará el modelo de inmersión lingüística implantado hace veinte años por el popular Jaume Matas, quien siendo presidente autonómico puso en marcha en 1997 el llamado Decreto de Mínimos. Así se ha acordado este jueves en la reunión de la Mesa Sectorial de Educación, que entre otros asuntos ha tratado sobre el futuro modelo lingüístico escolar de Baleares. La reunión ha contado con la presencia de representantes de los sindicatos y de la Consejería de Educación, que dirige el socialista Martí March.

Cabe recordar que el Decreto de Mínimos de Matas establecía que la lengua vehicular en los colegios públicos y concertados sería el catalán. Además, dicho decreto obligaba a impartir en catalán al menos el 50 por cien de las clases, sin que estuviera estipulado un máximo de horas lectivas en dicha lengua. Por tanto, salvo en el caso de las clases de Lengua Española y de Inglés, todas las asignaturas podían ser impartidas en catalán. Ello acabó favoreciendo de facto la inmersión lingüística, aunque como tal no estuviera explícitamente recogida en el citado decreto. El sucesor de Matas al frente de la Comunidad, el socialista Francesc Antich, mantuvo el Decreto de Mínimos, que sólo dejó de estar vigente en la pasada legislatura, con el popular José Ramón Bauzá como presidente autonómico.

En el pasado mandato, Bauzá impulsó el Tratamiento Integrado de Lenguas (TIL), decreto que esencialmente preveía la implantación progresiva de un sistema de enseñanza trilingüe en los centros escolares de Baleares, con el inglés o el alemán como tercera lengua, compartiendo horas lectivas con el castellano y el catalán. Esta iniciativa iba a suponer además, en la práctica, el final de la inmersión lingüística. El TIL sólo se aplicó finalmente en los cursos 2013-2014 y 2014-2015. Tras los comicios autonómicos de mayo de 2015, Armengol relevó a Bauzá al frente de la Comunidad, gracias al apoyo parlamentario de MÉS por Mallorca, MÉS por Menorca y Podemos. Una de las primeras decisiones adoptadas por la nueva presidenta fue la derogación del TIL. Desde entonces, ha vuelto a estar vigente de facto el Decreto de Mínimos.

Búsqueda del consenso

En septiembre de 2015 se había suscrito un acuerdo marco entre la Consejería de Educación y los sindicatos con el objetivo de intentar consensuar un modelo lingüístico escolar a partir del Decreto de Mínimos. En ese contexto, en mayo de 2016 se constituyó una comisión de expertos con el fin de asesorar y recomendar medidas para el cumplimiento del compromiso adoptado. Dicha comisión de expertos presentó al final del pasado curso un informe que recogía sus conclusiones. A partir de esas propuestas y de otras aportaciones hechas por la comunidad educativa, la Consejería de Educación elaboró un documento que ha sido el que ha presentado esta mañana a los sindicatos. Dicho documento será presentado en breve al Consejo Escolar de Baleares para su ratificación.

La directora general de Formación Profesional y Formación del Profesorado, María Alorda, ha expresado este jueves su satisfacción por el principio de acuerdo alcanzado hoy con los representantes sindicales. Alorda ha señalado que el futuro modelo lingüístico del Govern nace con el objetivo de intentar «conseguir un consenso dentro de la comunidad educativa, de forma que toda la normativa que salga a partir de ahora esté reforzada por un documento en el que todo el mundo está de acuerdo». La directora general ha recordado que en la actualidad se están aplicando el Decreto de Mínimos y también el Decreto de Lenguas Extranjeras, que fue aprobado por Armengol en julio de 2016. Ambos decretos formarán igualmente parte del nuevo modelo lingüístico.

Cabe recordar que el Decreto de Lenguas Extranjeras fija, entre otras medidas, que los centros escolares sólo podrán impartir una única asignatura no lingüística en lengua extranjera. Para poder impartir una segunda asignatura en ese sentido, debe pedirse autorización a la Consejería de Educación. En la práctica ello supone el rechazo del modelo trilingüe que logró implantar Bauzá a lo largo de dos cursos.

Datos recientes

Según se recoge en el estudio del Ministerio de Educación «Las cifras de la educación en España. Curso 2015-2016», en la actualidad un 82,9 por cien de los centros educativos públicos de Baleares imparten sus clases sólo en catalán, con la excepción de las asignaturas de Lengua Española y de Lengua Extranjera. Por tanto, en cuatro de cada cinco colegios no privados ni concertados de la Comunidad, la presencia de la lengua cooficial es prácticamente absoluta en la enseñanza, en detrimento del castellano. Sólo en un 1 por cien de los centros públicos de las Islas las clases se imparten totalmente en español. La enseñanza bilingüe en sentido estricto se da en el 16 por cien de las escuelas e institutos del Archipiélago.

El mencionado estudio del Ministerio de Educación también ofrece datos de los centros no públicos. Así, en relación a los centros privados o concertados de Baleares, señala que la enseñanza bilingüe es porcentualmente mayoritaria, pues se da en un 59 por cien del total de dichos centros, mientras que en un 35,8 por cien se imparten las clases sólo en catalán. Si se tiene en cuenta todo el sistema educativo isleño, incluyendo centros públicos y privados, el 66,7 por cien de los centros de la Comunidad dan sus clases íntegramente en castellano, mientras que el 30,8 por cien del total imparten las asignaturas en los dos idiomas oficiales de la región.

El modelo educativo hoy vigente en Baleares no es comparable al de Cataluña, en donde el 100 por cien de las clases se imparten en catalán, ni al de Galicia, en donde el 100 por cien de la enseñanza es bilingüe. Comparando, en cambio, el modelo que se aplica en las Islas con otros muy semejantes, como los del País Vasco, la Comunidad Foral de Navarra y la Comunidad Valenciana, se observa que Baleares es la región en donde un mayor número de centros públicos imparten las clases en la lengua cooficial. En segundo lugar se sitúa en ese sentido el País Vasco, con un 82,3 por cien de los centros públicos impartiendo sus clases sólo en euskera.