Miles de personas que se manifestaron en junio en los alrededores del Congreso argentino en Buenos Aires
Miles de personas que se manifestaron en junio en los alrededores del Congreso argentino en Buenos Aires - EFE

Argentina, dividida por una nueva ley del aborto

Estudiantes ocupan colegios para que se apruebe la ley que despenaliza el aborto, que se debate el miércoles en el Congreso

Buenos AiresActualizado:

El debate sobre la despenalización del aborto se recrudece en Argentina. En vísperas de que el Congreso decida si da luz verde al proyecto de ley, las movilizaciones de estudiantes y sectores que lo defienden se suceden.

El proyecto de Ley necesita ser aprobado el miércoles en el Congreso y posteriormente pasar el filtro del Senado. En la actualidad la legislación argentina contempla la interrupción del embarazo cuando hay riesgo para la vida o salud de la madre y en caso de violación. El proyecto a debate considera que en las primeras catorce semanas de gestación la mujer es libre de decidir y la sanidad pública de cubrir el aborto si es su decisión. A partir de la semana catorce únicamente se autoriza si ha habido una violación, hay diagnosticada la muerte del feto o la salud y la vida de la gestante corre peligro. En el caso de las menores de 16 años deberán estar autorizados por sus padres.

En Buenos Aires grupos de estudiantes ocuparon colegios desde el lunes y amenazan con permanecer en su interior hasta este miércoles para encabezar una marcha hasta el Congreso. En simultáneo, escritoras, periodistas, actrices, actores, intelectuales y feministas adoptaron el pañuelo verde en su vestuario como símbolo de protesta por un «aborto legal, seguro y gratuito».

La Escuela de Educación Artística Rogelio Yrurtia, en Parque Avellaneda, fu la primera en declararse en vigilia. Los alumnos difundieron un comunicado en el que declaran: «La clandestinidad y penalización del aborto nos afectan directamente como estudiantes. El embarazo adolescente no deseado es una problemática cada vez más presente en nuestras aulas. Tenemos compañeras que dejan el colegio porque no tienen los medios para abortar de manera segura».

La «toma de colegios» fue seguida por media docena de centros a lo largo del día. En algunos casos apenas eran diez estudiantes los que impedían que se impartiera clase lo que desató las críticas de alumnos y padres contrarios al cierre de las aulas por este asunto.

En Argentina es tradicional ocupar los colegios con cualquier excusa y buena parte de los alumnos considera que es un derecho que les asiste. Un fallo judicial en ese sentido reforzó su posición y dejo maniatados a los directores de colegios. Ahora, estos, desvían la responsabilidad a los padres a los que comunican el la actitud de sus hijos, abandonados de la mirada de mayores de edad mientras acampana en los edificios, ante la imposiblidad de desalojarlos pro la fuerza,

Los sucedido en aquellos colegios y en facultades como la de Filosofía y Letras, restó protagonismo a la campaña -y la polémica- que apoya la despenalización del aborto.

Pañuelo verde

Claudio Piñero, autora de «Las Viudas de los jueves», defiende activamente la despenalización del aborto desde hace tiempo y fue una de las primeras en recurrir al pañuelo verde. En su cuenta de twitter utiliza el hastag #VotenAbortoLegal y #EscritoresArgentino para difundir vídeos de colegas como Juan Forn, Alejandro Parisi, Federico Bianchini o productores y editores como Daniel Guebel.

La diputada Karina Banfi, miembro de la Unión Cívica Radical (UCR) partido que forma parte de la coalición gubernamental Cambiemos se expresó en los siguientes términos: «Hay un número que para mi es determinante: 47.000 mujeres al año ingresan al sistema hospitalario por consecuencia de haberse practicado un aborto de manera clandestina. El problema es que no sabemos cómo salen, vivas o con gravísimas problemas de salud».

La actriz Dolores Fonzi mantuvo un ácido debate con el periodista Mariano Obarrio de La nación. «Es injusto que la palabra vida se la apropien los que no les importa la vida de la mujer gestante. Es un poco perverso. Tenemos que proteger a las mujeres, no seamos hipócritas. Es una ley que viene a cambiar las cosas para mejor», argumentó.

Obarrio la refutó.: «Es mentira la cifra de 500 mil abortos en la Argentina. Hay que cuidar las dos vidas. Además de mujeres, hay 31 mil bebés que mueren». La polémica siguió en las redes sociales donde se se enzarzaron tuiteros y argentinos de todas partes. Adrián Cattivelli, periodista paraguayo, se sumó a la polémica con un último tuit: «Creo que si los hombres quedáramos embarazados, el aborto hace siglos que sería legal».

En manos de indecisos

Los abortos clandestinos son la principal causa de muerte de las argentinas, según el Ministerio de Salud de la Nación. Según un informe de Amnistía Interncaional del 2005 en Argentina se realizan entre 485 mil y 520 mil abortos por año.

En la Cámara de Diputados, alrededor de un centenar de legisladores ya manifestó su postura favorable y otro centenar, la contraria, por lo que la posible aprobación del proyecto y su envío al Senado está en manos de unos 30 indecisos.

La expresidenta Cristina Fernández es contraria a la legalización del aborto. Su sucesor en la Casa Rosada, Mauricio Macri, también se manifestó en contra pero dio luz verde a «un debate que nos debemos los argentinos», anunció y dejó en libertad de conciencia a sus diputados para la votación. El voto de la vicepresidenta y titular del Senado, Gabriela Michetti, es conocido: «Si alguien no quiere ser madre, existe una posibilidad que es la adopción», propuso. Las réplicas continúan en las redes.