'Ardi' la abuela de "Lucy"

El ‘Ardipithecus ramidus’, un homínido que vivió hace 4,4 millones de años, apunta a que las grandes diferencias entre el hombro y el mono son producto de una larga evolución por separado

EUROPA PRESS |
MADRIDActualizado:

El ‘Ardipithecus ramidus’, una especie de homínido que vivió hace 4,4 millones de años y a cuyo mejor ejemplar fósil los científicos han denomindo ‘Ardi’, precede en los inicios de la evolución de los homínidos al ‘Australopithecus afarensis’. ‘Ardi’, también hembra, precede a ‘Lucy’, el ejemplar mejor conservado de A. afarensis en aproximadamente un millón de años. Los autores señalan que el Ardipithecus está tan plagado de sorpresas anatómicas que nadie podría haberlo imaginado sin evidencias fósiles directas.Toda la información sobre el nuevo homínido se publica en un especial de la revista ‘Science’.

Se cree que el último ancestro común compartido por humanos y chimpancés vivió hace seis o más millones de años. Aunque el Ardipithecus no es en si mismo este último ancestro común, probablemente compartió muchas de sus características.

La evolución del simio africano

A través de un análisis de cráneo, dientes, pelvis, manos, pies y otros huesos, los investigadores han determinado que el ‘Ardipithecus’ tenía una mezcla de características ‘primitivas’ compartidas con sus predecesores, los primates de la época del Mioceno, y características ‘derivadas’, que comparte sólo con los homínidos posteriores.

Debido a su antigüedad, el Ardipithecus conduce a los científicos más cerca del último antepasado común. Sin embargo, muchas de sus características no aparecen en los simios africanos actuales. Según los científicos, es probable que los simios africanos hayan evolucionado ampliamente por separado desde que compartían el último ancestro común con el ser humano. Por ello, chimpancés y gorilas actuales podrían no ser buenos modelos para el estudio de este último ancestro común y para la comprensión de la evolución humana desde entonces.

Entre los equipos de investigadores que han participado en el estudio y descripción de los Ardipithecus está Nuria García del Centro UCM-ISCIII de Evolución y Comportamientos Humanos de Madrid. Junto a la identificación de 109 fósiles de Ardipithecus, que representan a un mínimo de 36 individuos, el grupo de trabajo de García ha identificado entre los fósiles descubiertos a otras dos especies de primates, babuinos y colobinos, y a antílopes de cuernos en espiral, que compartieron territorio y época con Ardi.

Un cerebro pequeño

En uno de los artículos publicados en ‘Science’ Tim White, de la Universidad de California en Berkeley, presenta los principales descubrimientos de la investigación. Los científicos estudiaron 110 especímenes de Ardipithecus procedentes de la cordillera de Afar al noroeste de Etiopia. Al ejemplar mejor conservado los científicos lo han bautizado como ‘Ardi’, una hembra que pesaba 50 kilogramos y medía alrededor del metro y medio y de la que se conserva un esqueleto parcial con gran parte del cráneo, manos, pies, miembros y pelvis.

Ardi tenía un cerebro pequeño, incluso más pequeño que el del Australopithecus y similar al de los bonobos y los chimpancés hembra. Su cara tenía un hocico prominente, lo que le confería una apariencia similar a los simios aunque no se proyectaba tan adelante como la parte inferior de las caras de los simios africanos modernos. Algunas características de su cráneo, como el promontorio sobre el entrecejo, son bastante diferentes a las de los chimpancés.