El apagafuegos más grande del mundo cuesta 20 millones

VICENTE PEÑA | CIUDAD REAL
Actualizado:

El bombero más grande del mundo. Así fue definido este Boeing 747 Supertanker que la compañía norteamericana Evergreen Internacional Aviation presentó ayer para toda España en el aeropuerto Central Ciudad Real.

Un «Jumbo» al que han vaciado por completo y en el que han colocado cuatro tanques, dotados de la última tecnología, que pueden transportar cualquier tipo de producto contra incendios. Este aparato, el mayor avión cisterna hasta la fecha, tiene una capacidad de transporte de 77.600 litros de producto extintor, cuenta con un sistema de descarga presurizada que le permite actuar desde una altura de 100 metros -entre dos y cuatro veces superior a la alcanzada por un avión cisterna convencional- y atacar desde pequeños focos hasta paredes de fuego de cinco kilómetros de extensión. Además de que esta aeronave equivale a siete aviones anti-incendios convencionales, una de sus grandes ventajas es que puede realizar «descargas aplastantes» -todo el líquido retardante de una vez- o bien descargas segmentadas en el mismo incendio, o en otro situado a cientos de kilómetros sin tomar tierra. Asimismo, utilizando la aviónica habitual de Boeing, es capaz de combatir fuegos durante la noche, cuando son más vulnerables.

Neutralizador nuclear

Por otro lado, fuentes de la empresa norteamericana aseguraron que el B-747 Supertanker puede tener otras muchas aplicaciones, además del combate de incendios urbanos y forestales. También puede actuar como neutralizador nuclear o biológico en zonas de conflicto, puede atacar derrames petrolíferos y descontaminar amplias extensiones de terrenos. «Incluso puede ser útil en la fertilización del océano», explicaron dichas fuentes.

La presentación de ayer en el aeropuerto ciudadrealeño se enmarca dentro de la gira europea que está desarrollando Evergreen Internacional Aviation para presentar su última creación y que les llevará a Italia y Alemania, entre otros países.

La intención del fabricante es dar a conocer su avión a gobiernos e instituciones públicas, que tendrían que asumir un coste de dos millones de euros mensuales en régimen de alquiler o un precio cercano a los 20 millones más costes de mantenimiento en caso de decantarse por la compra. Para el coordinador del Servicio de Extinción de Incendios en Ciudad Real, José Ramón Pérez del Hoyo, ante este coste, «sería más rentable establecer su radio de acción en grandes países como Argentina o China y, en el caso europeo, pensar en agrupaciones de varios Estados».