El anestesista Juan Maeso (d), acusado del contagio masivo de hepatitis C a 276 pacientes en varios hospitales de Valencia, junto a su abogado, Francisco Davó, durante la última sesión del juicio contra él. /EFE
El anestesista Juan Maeso (d), acusado del contagio masivo de hepatitis C a 276 pacientes en varios hospitales de Valencia, junto a su abogado, Francisco Davó, durante la última sesión del juicio contra él. /EFE

El anestesista Maeso asegura que no es un drogadicto y pide la absolución

El anestesista Juan Maeso, único procesado por el contagio del virus de la hepatitis C a 276 pacientes que fueron operados entre los años 1988 y 1997 en el hospital público La Fe y en los centros

EUROPA PRESS | VALENCIA
Actualizado:

El anestesista Juan Maeso, único procesado por el contagio del virus de la hepatitis C a 276 pacientes que fueron operados entre los años 1988 y 1997 en el hospital público La Fe y en los centros privados Casa de Salud, Virgen del Consuelo y la Clínica Quirón, ha pedido hoy al tribunal, durante su intervención en el último día del juicio que se celebra en la sección segunda de la Audiencia de Valencia, que le absuelvan, y ha asegurado que si hablase "uno con uno" con cada afectado les convencería de su inocencia.

Maeso ha realizado estas declaraciones en el último día de la vista, que ha concluido hoy, tras un año y medio de juicio, en el que han declarado más de 600 personas entre afectados, responsables sanitarios, funcionarios de la Brigada Provincial de Policía Judicial y peritos, además de 111 procuradores y 157 abogados. El sumario tiene 32 tomos, 276 piezas separadas y 35 de responsables civiles y 35.000 folios.

El facultativo, que aseguró estar "tranquilo" y sentirse "bien", ha lamentado que desde hace un año y medio ha "tenido que escuchar" diferentes "insultos, vejaciones e intimidaciones" y, ante esta situación, ha reiterado hoy su "inocencia" y ha aseverado que "ni ha sido, es o será drogadicto", así como que tampoco se pinchó su cuerpo y posteriormente inyectó a los enfermos.

Por ello, ha reclamado al tribunal que le juzga que le absuelva y que le devuelva el pasaporte para "seguir manteniendo mi estrecha relación con la medicina si fuera posible en otro país si es que éste me rechaza". Al respecto, ha señalado que es un "médico vocacional" y que desde que tenía 15 años se interesó por la medicina.

En esta línea, ha insistido en que durante su trayectoria profesional "tan sólo he mirado por el bien del enfermo". Es más, subrayó, "lo único que me ha preocupado en mi vida han sido los enfermos" y, por ellos, "he roto momentos en mi vida, ya que he acudido donde ha hecho falta".

Pena de 2.212 años de cárcel

Maeso, que se enfrenta a una pena solicitada por el ministerio fiscal de 2.212 años de prisión y a una indemnización de casi 30 millones de euros para todos los afectados, lamentó que lo que más le "duele" a parte de los "insultos" es la "opinión que puedan tener los afectados de mí". Así, ha puntualizado que si cogiese uno a uno cada afectado "seguro que les convencería". Para ello, ha dicho que le bastaría con media hora, pero "ni hay tiempo, ni mi abogado me ha dicho que me extienda".