Más de cien inmigrantes, en su mayoría ecuatorianos, se concentraron ayer en la Delegación de Gobierno en Murcia. Efe

Andalucía y Valencia serán las Comunidades más beneficiadas este año por el cupo de inmigrantes

Andalucía y Valencia coparán gran parte del contingente de inmigrantes que llegarán este año para cubrir las necesidades de mano de obra de los empresarios. El Ministerio de Trabajo comunicará en marzo el cupo exacto que estará encaminado a satisfacer la demanda de trabajo. Oposición, sindicatos y ONG, además, criticaron con dureza la Ley de Extranjería que hoy entra en vigor.

MADRID. Miguel Oliver
Actualizado:

Andalucía y Valencia serán las Comunidades autónomas más beneficiadas por el contigente de inmigrantes que llegarán a nuestro país este año. El Ministerio de Trabajo ha comenzado ya los contactos para ir distribuyendo el cupo de extranjeros que «cubrirán» las necesidades de mano de obra de los empresarios españoles. Cataluña, Madrid y Murcia serán las siguientes Comunidades que recibirán a un mayor número de inmigrantes. Los sectores de la hostelería, agricultura y construcción serán los destinos más frecuentes.

El Ministerio de Trabajo se encuentra actualmente organizando comisiones para conocer con exactitud el número de personas que llegarán a España en los próximos meses para satisfacer la demanda de los empresarios. Será en el mes de marzo cuando el ministro, Juan Carlos Aparicio, eleve al Gobierno el cupo de personas que vendrá a nuestro país. Los inmigrantes que formen parte de este contigente llegarán con un contrato laboral en origen de un año de duración. Sin embargo, esta periodicidad no significa que los extranjeros estén obligados a marcharse a su país una vez extinguida la relación contractual. Lo más seguro es que, durante su estancia, puedan surgir nuevas oportunidades de trabajo.

«POLICIAL Y REPRESOR»

Por otra parte, la nueva Ley de Extranjería continúa recibiendo críticas de la mayor parte de los sectores de la sociedad. Oposición, sindicatos y ONG han coincidido en rechazar el nuevo texto, que hoy entrará en vigor, al que calificaron de «policial» y «represor». El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, calificó la norma de «reaccionaria» y, según manifestó, es producto de la «hipocresía moral» del Ejecutivo. «Los inmigrantes vienen a España porque tienen hambre -apuntó-no porque busquen una nueva ciudadanía o una nueva nación».

Rodríguez Zapatero advirtió de que en los próximos años se va a incrementar el fenómeno de la inmigración, por lo que «no podemos bajar la guardia», ya que «nos va en ello la credibilidad como país». El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, pidió ayer la creación de un pacto de izquierda, en el que particen partidos políticos y organizaciones sociales para «hacer frente» a la política de Inmigración del PP y a la Ley de Extranjería. En esta línea, Llamazares incidió en que es necesario consenso y movilización de la izquierda para combatir «la cerrazón del Gobierno popular», y demandó a otras fuerzas -en referencia al PSOE- que no se empeñen en llegar a un acuerdo con el Ejecutivo en materias como ésta, pues, «esa posibilidad está ya cerrada».

NUEVA REGULACIÓN

El portavoz de la Asociación de Trabajadores Inmigrantes Marroquíes en España (Atime), Mustafa Mrabet, solicitó ayer al Gobierno un nuevo proceso de regularización para todos los inmigrantes en situación irregular. Atime pidió la retirada de la «Guía de Salud para Inmigrantes Francófonos», editada por el Gobierno valenciano, en el que les recomienda «lavarse la cara» antes de salir a la calle y practicar la «abstinencia sexual» para evitar embarazos no deseados.

Los encierros y las manifestaciones se han ido repitiendo durante estos días. Una veintena de ONG se manifestaron ayer en Murcia para mostrar su repusa por la entrada en vigor de la Ley. Casi un millar de inmigrantes irregulares de Murcia, Barcelona y Madrid prosiguieron ayer las movilizaciones por pedir su regularización. Las iglesias suelen ser los lugares preferidos por los extranjeros para encerrarse en protesta por la aplicación de la Ley, ya que la Policía no puede entrar en los templos si no es con el permiso del párroco. Los indocumentados temen que la aplicación de la norma, venga acompañada hoy de una expulsión masiva de personas.