Casi la mitad de los ancianos en residencias corren riesgo de desnutrición

Casi la mitad de los ancianos en residencias corren riesgo de desnutrición

Los expertos recomiendan a los centros que intenten involucrar a los familiares en el control de la dieta de los mayores, vigilen la hidratación y presenten los platos de forma atractiva

madrid Actualizado:

Casi la mitad de los ancianos que viven en residencias se encuentran en riesgo de desnutrición, a pesar de que la mayoría de estos centros cubren adecuadamente sus necesidades y disponen de nutricionistas en su plantilla, según ha advertido hoy la Fundación Edad y Vida.

En concreto, un 15,8 por ciento de estos mayores sufre desnutrición, un 45,2 por ciento está en riesgo de padecerla y sólo un 38 por ciento presenta un estado nutricional normal, según un estudio realizado por esta fundación a 1.475 ancianos que viven en 46 residencias de 12 comunidades autónomas.

El informe, presentado hoy en la sede del IMSERSO, muestra además que el Índice de Masa Corporal (IMC) del 15,5 por ciento de los encuestados no llega a 21, el valor considerado "normal".

Causas de la desnutrición

La desnutrición en edades avanzadas puede deberse a muchos factores, entre ellos, la peor absorción de nutrientes en el intestino, la pérdida de piezas dentales, los cambios en la sensibilidad a los sabores dulces o salados y la disminución del apetito causada por algunos medicamentos, han explicado varios miembros de la citada Fundación durante la presentación del informe.

"A medida que envejecemos aparecen casos de gastritis, la absorción de los nutrientes empeora y la hidratación se vuelve imprescindible porque evita el estreñimiento y previene algunas infecciones", ha explicado Alberto López, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER).

De acuerdo con el informe, el 81 por ciento de las residencias evaluadas dispone de profesionales especializados en dietética y nutrición encargados de diseñar las dietas de los residentes.

Asimismo, el 93,5 por ciento de los centros examina el estado nutricional de los mayores en el momento de su ingreso, y prácticamente todas prestan atención a las intolerancias alimentarios y aversiones. Sin embargo, sólo una de cada cuatro residencias facilitan ayudas técnicas para favorecer la autonomía en la alimentación de los ancianos con limitaciones.

A la luz de estos datos, los expertos han recomendado a los centros y a los profesionales que intenten involucrar a los familiares en el control de la dieta de los mayores, vigilen la hidratación, presenten los platos de forma atractiva, y presten especial atención a síntomas que puedan detectar casos de anorexia.