Imagen del Conservatorio de Oviedo
Imagen del Conservatorio de Oviedo - MARIO ROJAS (EL COMERCIO)

La alumna del Conservatorio de Oviedo: «No solo se atrevía a meter mano, besarme o gritar, también me agredía en clase»

La joven de 21 años decidió ayer mismo interponer la denuncia ante el juzgado de guardia. En ella se pueden leer los dos años y medio de acoso al que supuestamente fue sometida

Actualizado:

La alumna del Conservatorio Superior de Música que asevera haber sufrido episodios de maltrato por parte de su profesor de violín durante más de dos años presentó ayer la denuncia en el Juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo. Lo hizo en persona, acompañada por sus familiares y en sus propios términos. En el escrito describe cómo, tras un primer año sin problema alguno en el centro, en el que aprobó las doce asignaturas, decidió cambiar de docente. Creyó que quien luego acabaría supuestamente manoseándola, besándola y pegándole con el arco del instrumento era el idóneo por su «mucha fama y experiencia». Por prestigio.

Cuenta que no tardó mucho en darse cuenta de que aquello no era lo que esperaba. A la tercera clase notó una actitud «excesivamente cariñosa». Nunca antes un profesor la había tocado sin permiso para corregir la postura. Este sí. Aquel día, explica la alumna, le «presionaba con su mano el pecho». Las confianzas escalaron en lo sucesivo. En la intimidad del aula, en la que maestro y discípulo ensayan solos, «me decía que era una chica muy mala» o le contaba chistes soeces en los que aparecía frecuentemente la palabra «follar».

Ante aquello, durante una temporada, se hizo acompañar de otra alumna que acudió a las clases como oyente. Explica la estudiante en su escrito que la actitud del profesor cambió durante aquel periodo. Cuando aquella dejó de acudir, los insultos y las vejaciones se agravaron. «Eres idiota, no vales para nada, retrasada mental», afirma que le increpaba, por un lado y, por el otro, trataba de besarla y de olerla cuando se le acercaba.

[Continúa leyendo en El Comercio]