Una enfermera sostiene a Saybie - AFP

Dan de alta a Saybie, el bebé más pequeño del mundo, que pesó 245 gramos al nacer

La pequeña nació en diciembre, cuando su madre llevaba embarazada solo 23 semanas y tres días

Actualizado:

Un hospital de California anunció el miércoles el nacimiento del bebé más pequeño del mundo con vida, una niña que pesó solo 245 gramos al nacer. Saybie, como la llama el personal del Hospital Sharp Mary Birch Hospital de San Diego, fue dada de alta tras permanecer cinco meses en la UCI.

La pequeña Saybie nació en diciembre, cuando su madre llevaba embarazada solo 23 semanas y tres días. Los médicos decidieron hacerle una cesárea de emergencia porque había complicaciones en el embarazo que podían poner la vida de la madre en peligro. Dadas las circunstancias, las esperanzas eran pocas, por lo que el personal sanitario avisó a la mujer de que era probable que la niña viviera solo durante una hora.

«Pero esta hora se convirtió en dos horas, que se convirtieron en un día, que se convirtió en una semana», cuenta ahora la madre a través de un vídeo que grabó en el hospital. «Fue el peor día de mi vida», asegura. «No me encontraba bien, y pensé que tal vez era normal por estar embarazada, pero me dijeron que tenía preeclampsia». La preeclampsia se produce en las mujeres a las que les diagnostican presión arterial alta crónica antes del embarazo, y luego presentan un empeoramiento de la presión arterial alta y proteínas en la orina u otras complicaciones de salud durante el embarazo.

«Tuvieron que provocarme el parto muy rápido, y les dije que no sobreviviría, que solo tenía 23 semanas», explica. Normalmente, el embarazo dura 40 semanas, y la posibilidad de que un feto sobreviva se tiene en cuenta a partir de las 24 o 26 semanas. Los bebés que nacen antes de las 28 semanas de embarazo suelen enfrentarse con frecuencia a complicaciones graves, lo que supone que tengan pocas posibilidades de sobrevivir.

«Saybie no ha experimentado prácticamente ninguno de los problemas que se asocian normalmente a los bebés muy prematuros, como hemorragias cerebrales o problemas pulmonares y cardíacos», asegura el hospital. «Milagrosamente, su salud es segura», dice Kim Norby, una de las enfermeras que cuidó de la pequeña durante el tiempo que estuvo ingresada.

El personal del centro médico asegura que la niña era tan pequeña que les cabía en una mano. «Apenas se podía ver en la cuna», recuerda otra enfermera.

Según el registro de bebés más pequeños del mundo que lleva a cabo la American University of Iowa, Saybie logró el récord mundial, pues hasta entonces lo tenía un niño de Alemania que pesó 7 gramos que ella. La madre de la niña asegura que celebrará todos los años la fecha del alta en el hospital: «Me siento bendecida, ¡es el bebé más pequeño del mundo y es mío!», dice.