Alertan de los peligros para la salud de una pasta de dientes cada vez más usada

Se trata de la que lleva carbón, que puede dañar el esmalte dental y favorecer la aparición de caries

MadridActualizado:

Un grupo de dentistas internacionales ha publicado un artículo en el «British Dental Journal» en el que avisan de que el uso de la pasta de dientes con carbón puede dañar el esmalte dental y favorecer la aparición de caries, por lo que rechazan que sirva para blanquear los dientes.

«La evidencia que señala cualquier beneficio potencial de la pasta dental con carbón sobre la pasta normal es muy deficiente», ha dicho el profesor de la Escuela de Odontología de la Universidad de Manchester en el Reino Unido y uno de los coautores del trabajo, Joseph Greenwall-Cohen.

Hay una amplia variedad de pastas dentales de carbón y polvos para dientes, y en el envase a menudo se afirma que estos productos son «naturales» o «ecológicos» o que tienen propiedades «antibacterianas» o «antifúngicas».

Unas afirmaciones que, tal y como han detallado los expertos, pueden persuadir a los consumidores de que están comprando algo bueno para el medio ambiente y de que les puede ayudar a prevenir o tratar enfermedades de las encías u otros problemas de salud bucal.

«No hay pruebas científicas de que estos productos sean capaces de desintoxicar la boca, ofrezcan actividades antimicrobianas (antibacteriales, antifúngicas, antivirales) o remineralicen la estructura dental», ha añadido el investigador de la Escuela de Odontología de la Universidad de Maryland (Estados Unidos), John Brooks.

De hecho, tal y como han señalado los expertos, algunos estudios pequeños que han analizado los efectos de la pasta dental con carbón han encontrado que puede ser demasiado abrasivo para el esmalte dental. Y es que, el carbón de leña puede erosionar la capa externa de esmalte en los dientes, exponiendo al tejido interior y aumentando el riesgo de caries.

Además, los investigadores han observado que un tercio de las 50 marcas de pasta dental con carbón que analizaron incluían arcilla de bentonita, un mineral que puede contener sílice cristalina, otro carcinógeno reconocido por el gobierno federal.