Imagen de archivo
Imagen de archivo - REUTERS
África

Alerta de la OMS por la posible expansión del virus del ébola

El brote se inició en la provincia de Kivu Norte en la República Democrática del Congo hace 11 meses

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

Con 2.500 infectados, cerca de 1.700 muertos y docenas de nuevos casos registrados cada semana, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el miércoles el brote de ébola en República Democrática del Congo «emergencia de salud pública de interés internacional». Once meses después de que se iniciara el brote más letal de la historia y el primero en zona de guerra, la decisión de la OMS llega después de que se confirmara el primer caso de virus en una de las ciudades más pobladas del país, Goma, en la frontera con Ruanda. El paciente –un pastor residente en dicha ciudad que había ido a Butembo, cerca del epicentro del brote- murió el martes. Al día siguiente una pescadora falleció por el mismo virus en el Congo después de haber pasado un tiempo en Uganda, donde al parecer vomitó en repetidas ocasiones en uno de sus mercados, y en Ruanda. Estos dos casos confirmarían los peores presagios: que el virus del ébola se ha esparcido más allá de las fronteras del Congo.

En junio, tres personas de una misma familia que estaban infectadas con el virus de ébola viajaron a Uganda en busca de tratamiento médico. El niño de 5 años y su abuela de 50 años murieron en su país, y otro miembro de la familia fue repatriado al Congo. Según la OMS, cerca de dos docenas de «casos activos» han sido capturados en puntos fronterizos.

Una decisión que llega tarde

El brote de ébola comenzó a expandirse en la provincia de Kivu Norte, asolada por el conflicto armado, la escasez de recursos y la dificultad para tratar a los enfernos. Se declaró oficialmente el 1 de agosto de 2018 y hasta el momento ha matado a más de dos tercios de las personas que han contraído el virus. El 17 de julio la epidemia fue clasificada como emergencia de nivel 3 -la más grave en la escala de la OMS- que demanda su mayor nivel de movilización y vigilancia global para detener su propagación. «En casos como éste, entra en vigencia el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) de 2005, que cuenta con el apoyo de cerca de 200 países. A través del RSI, la OMS y sus estados miembros trabajan juntos para garantizar la seguridad sanitaria mundial y contener la propagación de enfermedades», explica al diario ABC la doctora Shakira Choonara, miembro del Consejo Asesor Juvenil de la Unión Africana y la Mujer del Año 2017 en Salud en Sudáfrica. Un comité de expertos, formado por 10 científicos, negó hasta en tres ocasiones emitir el estado de emergencia internacional para el brote actual debido a que no se cumplieron todos los criterios del RSI: «Sin embargo ahora que hay evidencia de casos en Ruanda y Uganda, no hay más remedio que declarar la emergencia dado que existe una clara amenaza para otras geografías», explica Choonara a este periódico.

La OMS ha pedido a los países vecinos que no castiguen al Congo imponiendo restricciones comerciales o de viaje, sino que movilicen recursos para ayudar a quienes más lo necesitan. El contexto político y la agitación en el Congo también es determinante a la hora de frenar su propagación.

«Esta no es la primera vez que se coloca al ébola como una alta prioridad en la agenda de salud. Después de los brotes de 2014-15 (que mataron a 11.000 personas en África occidental), vimos a los países comenzar a adoptar medidas preventivas. Hubo una respuesta importante por parte de numerosos países que apoyaron la contención de la enfermedad mediante el envío de equipos médicos», recuerda Choonara, que participó en un panel en las Jornadas Europeas del Desarrollo con el ex Director General de la OMS en 2015 y escuchó de primera mano a profesionales de la salud de Liberia. «Después de la contención (2015), el ébola ha caído fuera del radar hasta los brotes recientes y, por lo tanto, es necesario realizar acciones e inversiones urgentes», termina la experta.