La Policía ha cortado algunas de las calles de Vinaroz con riesgo de inundación - TWITTER POLICÍA LOCAL | Vídeo: EP

Alerta por gota fría: «Hay histeria colectiva por el miedo a que pase lo de Mallorca»

Los vecinos de los municipios castellonenses donde se prevé que llegue el temporal afrontan estos días con miedo y preocupación

Actualizado:

La tragedia que se ha vivido estos últimos días en Mallorca —donde las inundaciones provocaron la muerte de trece personas— ha creado un ambiente de «histeria colectiva» entre los habitantes de los municipios castellonenses que están estos días en alerta roja por la gota fría. El anuncio por parte de varios Ayuntamientos de la cancelación de las clases a partir del mediodía de este jueves y durante todo el viernes ha generado mayor preocupación de la que ya había. En Vinaroz, una de las localidades que están en riesgo, no se recuerda una medida así desde hace más de quince años, cuando todos los alumnos tuvieron que regresar a sus casas porque las fuertes lluvias causaron que el río Cérvol, que desemboca en el municipio, se desbordara.

«Mis hijas están asustadas. Preguntan que qué va a pasar, que por qué se anula el colegio y las actividades extraescolares», cuenta María José Royo, madre de tres niñas. La cancelación de las clases, además, ha pillado desprevenidos a muchos padres, que no saben con quién dejar a sus hijos durante su horario de trabajo, aunque algunos comercios están ya tomando medidas y se plantean no abrir durante el viernes. «Les he dicho a las dependientas que no vengan ni esta tarde ni mañana, porque no hay un alma por la calle», explica Irina Padres, propietaria de una céntrica tienda de ropa. En su comercio, como han hecho muchos de sus vecinos, ha colocado una madera en la puerta que impida el acceso del agua a la tienda en caso de que la lluvia llegue con fuerza.

«Está todo el mundo hablando de lo mismo. No se habla de otra cosa en todo el pueblo», explica esta joven. En su opinión, la tragedia de Mallorca ha influido significativamente, causando el «pánico» entre los vecinos de este municipio costero. «La gente está como si fuera a acabar el mundo, están todos muertos de miedo. Hay histeria colectiva porque tienen miedo a que pase lo de Mallorca», cuenta otra joven, que asegura que, de momento, no está lloviendo lo suficiente como para que se produzcan destrozos, aunque la alerta prevé que lo peor llegue desde esta tarde y durante toda la noche.

Las calles de Vinaroz están prácticamente vacías, nada que ver con cualquier otro día. La gente no quiere arriesgarse a que las lluvias fuertes les pillen fuera de casa. Los municipios vecinos, Benicarló y Peñíscola, se encuentran en situaciones similares. En este último, el más turístico de la zona, los grandes hoteles han comenzado a recibir llamadas de clientes que, al enterarse del nivel de alerta, han decidido cancelar sus reservas. En Benicarló algunos comerciantes también han decidido echar el cierre. Quieren que pasen los días rápido y sin tener que lamentar nada.