Los alemanes se adelantan a legislar sobre el tercer género
Los alemanes se adelantan a legislar sobre el tercer género - ABC

Alemania legisla el «sexo indeterminado»

El uno por ciento de la población se declara «intersexual» y estará protegida por una ley aprobada en el Parlamento

Corresponsal en BerlínActualizado:

El Bundestag alemán finalizó ayer el trámite parlamentario que introduce en el registro civil la posibilidad de inscribir a un recién nacido en una tercera modalidad denominada «sexo indeterminado». El objetivo es quitar presión a los padres que deben de elegir de forma apresurada el género que debe tener el bebé en la sala de parto, inmediatamente después de nacer.

Esta nueva legislación brinda, además, la posibilidad de que más adelante, en edad adulta, esas personas con sexo indeterminado puedan escoger si quieren estar bajo la categoría masculina o femenina. Pero también se ofrece la opción de quedarse bajo la categoría del tercer género o indeterminado y no tener que escoger en ningún momento de su vida entre las dos opciones.

La medida sigue a una sentencia del Tribunal Constitucional de 2017 y su posterior aplicación por parte del gobierno alemán, por la que se instaba a la Administración a introducir una tercera opción en el registro de nacimiento.

Ello permitía una inscripción positiva a aquellas personas que no pertenecen al sexo masculino ni al femenino. «Es hora de que se modernice de una vez la legislación vigente», aseguró la ministra de Justicia, la socialdemócrata Katarina Barley, cuyo equipo ha redactado el texto legal.

La mencionada sentencia del TC argumentaba que, de acuerdo al derecho constitucional a la protección de la personalidad, las personas que no son claramente ni hombres ni mujeres tienen derecho a inscribir su identidad de género de forma «positiva» en el registro de nacimiento.

El fallo supuso un paso más allá en el reconocimiento de los derechos de los intersexuales en Alemania, después de que en 2013 se aprobara una reforma legal que permitía a los padres de recién nacidos que no tuviesen que registrar obligatoriamente a sus hijos como hombres o mujeres en el registro civil, si no se podía determinar con claridad su género.

La reforma de 2013, que seguía la recomendación del Comité Ético Alemán, establecía que «si un bebé no puede ser identificado como perteneciente al género masculino o femenino, se dejará sin rellenar el apartado correspondiente en el registro de nacimiento».

Se estima que en Alemania hay aproximadamente 80.000 intersexuales, algo menos del uno por ciento de la población.