El secretario de Estado de Educación y Formación Profesional, Alejandro Tiana, en un posado para ABC
El secretario de Estado de Educación y Formación Profesional, Alejandro Tiana, en un posado para ABC - ERNESTO AGUDO
ESPECIAL COLEGIOS

Alejandro Tiana: «La equidad es una de nuestras fortalezas, pero está en riesgo de debilitarse»

El secretario de Estado de Educación y Formación Profesional defiende que el sistema español tiene como uno de sus retos fundamentales no dejar a ningún alumno atrás

MadridActualizado:

Podría decirse que Alejandro Tiana ha revalidado su título. Hoy es secretario de Estado de Educación y Formación Profesional, como también fue secretario general de Educación entre 2004 y 2008 en el primer Gobierno Zapatero, una etapa en la que impulsó la Ley Orgánica de la Educación (LOE). Ahora, por segunda vez, es el hombre de confianza de otra ministra de Educación para guiar la reforma educativa de Pedro Sánchez. Una nueva ley que busca un «sistema más inclusivo y equitativo, en el que todos los niños, niñas y jóvenes dispongan de oportunidades reales de aumentar su formación», afirma.

¿Cuáles considera que son las necesidades que tiene hoy día el sistema educativo en España?

Hay tres necesidades fundamentales. En primer lugar, favorecer el éxito de todos en la educación básica, lo que implica no dejar a ningún estudiante atrás, proporcionarles oportunidades personalizadas de recuperación y refuerzo en cuanto se detecten dificultades, disminuir la tasa de repeticiones y aumentar la tasa de titulación en ESO. En segundo lugar, aumentar la tasa de continuación de estudios en los niveles postobligatorios, expecialmente en la Formación Profesional, que está por debajo de lo que sería deseable. En tercer lugar, reforzar la autonomía de los centros educativos, para poder aprovechar al máximo las capacidades de docentes y estudiantes y así dar una respuesta mejor y más adaptada a la diversidad del alumnado.

¿Qué opina de que hayamos tenido tantas leyes educativas en función del partido que gobernaba?

Creo que hay un cierto tópico detrás de esa idea común. El sistema educativo español tiene una configuración bastante estable desde 1990 al menos, salvo algunos intentos poco justificados de darle un giro radical que, como con la Lomce, no han dado buenos resultados. No se puede olvidar que después de 1978 hubo que «constitucionalizar» la educación y eso obligó a adaptar todo el sistema educativo al nuevo marco constitucional, lo que implicó importantes cambios legislativos. También se han producido en estos años diversos cambios curriculares. Pero, en conjunto, los cambios no han sido muy grandes ni tampoco más frecuentes que en otros países de nuestro entorno.

¿Cuáles son los cambios que quiere introducir este Gobierno en la educación?

Hay varios objetivos. Por una parte, concebir una educación básica y obligatoria más flexible, en la que existan caminos diversos y flexibles pero equivalentes, conducentes a un mismo título académico. Por otra parte, reforzar la Formación Profesional, lo que implica agilizar los procesos de revisión de los estudios ofrecidos y establecer contactos más estrechos con el sistema productivo. Y también querría mencionar la necesidad de evolucionar hacia un sistema más inclusivo y equitativo, en el que todos los niños, niñas y jóvenes dispongan de oportunidades reales de aumentar su formación.

Usted y la ministra en alguna ocasión mencionaron la importancia de la tecnología y la digitalización de las aulas. ¿Cómo se puede llevar a cabo?

No cabe duda de que es un gran desafío. En realidad, diría que nuestras sociedades están inmersas en un proceso de transformación digital y la educación no puede permanecer al margen. Ello implica incorporar a los centros educativos las tecnologías mejores y más adaptadas a las necesidades sociales, permitir que los docentes se formen para hacer frente a su tarea aprovechando los nuevos instrumentos y desarrollar la competencia digital en los estudiantes y en los actores del sistema educativo.

Alejandro Tiana, secretario de Estado de Educación y Formación Profesional
Alejandro Tiana, secretario de Estado de Educación y Formación Profesional - ERNESTO AGUDO

¿Qué mejoras se pueden introducir para el profesorado?

Estoy convencido de que la mejora fundamental que tenemos pendiente consiste en revisar con seriedad y profundidad el modelo que poseemos de carrera profesional docente. Y hay que hacerlo desde una visión de conjunto. Durante muchos años hemos introducido mejoras en aspectos concretos, como la formación inicial, pero ha llegado el momento de abordar la carrera en su integridad. Es una tarea que requiere tiempo y negociación, por eso deberá ser el próximo paso que demos.

El sistema educativo español siempre se ha caracterizado por su equidad: las mismas oportunidades para los alumnos independientemente de su procedencia. ¿Cree que se ha reducido esa equidad tras la crisis?

Los datos internacionales, como PISA, o algunos estudios acerca de la segregación interna en los sistemas educativos nos alertan de que la equidad, que ha sido siempre una de nuestras fortalezas, está en riesgo de debilitarse. Por eso debemos tomar medidas para corregirlo. Desde mi punto de vista, hay dos medidas fundamentales para recuperar el terreno perdido: por una parte, establecer mecanismos personalizados de recuperación y tratamiento de las dificultades para evitar el fracaso de los estudiantes con más problemas; por otra parte, impedir la segregación escolar, con objeto de permitir que todas las escuelas puedan cumplir su misión en condiciones de equidad.

Existen comunidades como Castilla y León, Madrid y Navarra que, según el informe PISA, alcanzan el nivel educativo de los países nórdicos, siempre tomados como referentes. ¿Por qué estos modelos de éxito no se hacen extensibles a todo el país, según el contexto de cada región?

Porque así no funcionan las cosas. Los sistemas educativos son organismos en movimiento, que deben sus características a su historia, su contexto y las dinámicas sociales en que se insertan. Lo que sí podemos hacer es estudiar las diversas realidades para reflexionar sobre nuestras posibilidades y aprender de ese modo. Pero creo que este tipo de acciones se llevan a cabo. La Conferencia Sectorial de Educación es un entorno de cooperación, similar al que tienen otros países descentralizados, en el que todos aprendemos de los demás.

¿Qué mensaje daría a todos los directores de colegios, maestros, familias y alumnos que están leyendo esta entrevista?

Que confíen en nuestro sistema educativo y sus agentes principales. A lo largo de los muchos años he encontrado a multitud de personas e instituciones que dan lo mejor de sí mismos para proporcionar una mejor educación a nuestros niños y jóvenes. Merecen nuestra confianza para seguir haciéndolo. Y por otra parte, les diría que la educación es una tarea colectiva, en la que todos somos necesarios y tenemos algo que aportar. No hay que desentenderse de la tarea educativa. Todos juntos haremos grandes cosas.