El sociólogo Alejandro Portes, en una imagen de archivo - ERNESTO AGUDO | Vídeo EP

Alejandro Portes, premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2019

El sociólogo se convierte así en el sexto de los ocho galadornados por la Fundación en esta edición

Actualizado:

El sociólogo y demógrafo estadounidense de origen cubano Alejandro Portes, considerado uno de los expertos más influyentes en el análisis de las migraciones, ha sido galardonado con el premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2019. Es miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. También fue presidente de la Asociación Americana de Sociología en 1999.

Nacido en La Habana en 1944, es profesor de la Universidad de Miami y emérito de Princeton y su obra gira entorno al análisis de las migraciones internacionales, los procesos de urbanización y desarrollo en América Latina y la sociología económica.

El jurado ha distinguido a Portes, entre un total de veinticinco candidaturas de once nacionalidades, por sus «fundamentales aportaciones al estudio de las migraciones internacionales, uno de los grandes desafíos para las sociedades contemporáneas».

Portes ha destacado por su actividad investigadora en los ámbitos de las migraciones internacionales, la sociología económica, el desarrollo comparativo, la urbanización de los países en vías de desarrollo y la marginalidad social.

Integrante de la nueva sociología económica, sus estudios se han convertido en una referencia para guiar y organizar la investigación empírica de científicos sociales de todo el mundo.

Su trabajo de las últimas cuatro décadas ha ayudado a conocer y entender la adaptación de los inmigrantes en sus países de destino.

Portes comenzó a investigar este asunto en su etapa de profesor en la Universidad de Texas, período en el que entrevistó a lo largo de seis años a 1.500 cubanos emigrados a Miami.

Este análisis mostró que éstos habían creado una comunidad integrada exclusivamente por inmigrantes cubanos altamente emprendedores que, a medida que crecía con más compatriotas, se hacía más independiente del resto de la ciudad.

En 1992, inició un proyecto a largo plazo, el «Estudio longitudinal de hijos de inmigrantes», para el cual su departamento entrevistó a más de 5.000 niños, repitiendo la entrevista en la adolescencia.

Su diagnóstico fue que la llamada segunda generación se integraba bien en la sociedad estadounidense, pero también detectó un riesgo de inadaptación en los hijos de inmigrantes ilegales de escaso nivel educativo, problema para el que recomendó trabajar con los padres en sus respectivas comunidades.

En 2013, con el Instituto Universitario Ortega y Gasset, realizó un análisis similar en España con casi 7.000 entrevistas y apuntó, entre otras conclusiones, que el 50 por ciento de los hijos de inmigrantes se siente español.

Portes, que abandonó Cuba en 1960 como exiliado político, estudió en la Universidad Católica de Argentina, en Buenos Aires, y terminó su licenciatura en Sociología en 1965 en la Universidad de Creighton, en Omaha.

Su tesis doctoral versó sobre el radicalismo en Chile, momento a partir del cual comenzó a dedicarse al estudio de la inmigración.

Nacionalizado estadounidense en 1968, ha sido profesor de las Universidades de Texas, Duke, Johns Hopkins y Princeton, a la que llegó en 1997 y donde fue, entre 2003 y 2014, catedrático.

Portes, fundador y director del Centro de Princeton para la Migración y el Desarrollo, fue nombrado en 1997 presidente de la Asociación Americana de Sociología y es miembro de la Academia Nacional de Ciencias de la Academia Americana de Artes y Ciencias.

Durante dieciséis años fue profesor de sociología en la Universidad Hopkins, en Baltimore, y también ha sido miembro de consejo asesor del Instituto Max Planck para el Estudio de la Diversidad Religiosa y Étnica.

Portes es el tercer cubano en recibir uno de los galardones internacionales convocados anualmente por la Fundación Princesa de Asturias, tras el saltador de altura Javier Sotomayor, que obtuvo el de los Deportes en 1993, y el escritor cubano Leonardo Padura, que fue reconocido en 2015 con el de las Letras.

El sociólogo cubano, que ha publicado más de 30 libros y 250 artículos, recibió en 2008 el premio anual que concede la Academia Americana de las Ciencias.

Los Premios Princesa de Asturias están destinados, según señala su Reglamento, a galardonar «la labor científica, técnica, cultural, social y humanitaria realizada por personas, instituciones, grupos de personas o de instituciones en el ámbito internacional». Conforme a estos principios, el Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales se concede a «la labor creadora y/o de investigación de la historia, el derecho, la lingüística, la pedagogía, la ciencia política, la psicología, la sociología, la ética, la filosofía, la geografía, la economía, la demografía y la antropología, así como de las disciplinas correspondientes a cada uno de dichos ámbitos».

A este premio optaban un total de 25 candidaturas procedentes de 11 países, entre los que también se encontraba el estudioso del cambio climático Nicholas Stern.

Portes es el sexto de los ocho premiados con los galadornes que convoca este año la Fundación Princesa de Asturias y que cumplen con esta su XXXIX edición, tras los concedidos a Peter Brook (Artes); al Museo del Prado (Comunicación y Humanidades); a Salman Khan y la Khan Academy (Cooperación Internacional), a Lindsey Vonn (Deportes) y a Siri Hustvedt (Letras).