Marc Weber (Clubcomission de Berlín), Ella Overkleeft, cofundadora de la asociación de alcaldes de Ámsterdam y Jorge Sanza, embajador en Madrid
Marc Weber (Clubcomission de Berlín), Ella Overkleeft, cofundadora de la asociación de alcaldes de Ámsterdam y Jorge Sanza, embajador en Madrid - MEHDI ABBADI

Un «Alcalde de la Noche» para mejorar el ocio nocturno de Madrid o Barcelona

Grandes ciudades como Londres, Nueva York o Tokio ya cuentan con una figura de autoridad para la noche

Actualizado:

Cuando cae la noche las ciudades se transforman: donde había bullicio y ajetreo ahora se escuchan voces, y donde los grupos caminaban tranquilamente, ahora puede que alboroten, dejando tras de sí una estela ruidosa y, a veces, de suciedad. Conscientes de las molestias y, por ello, de los prejuicios que rodean al mundo de la noche (peleas, drogas, alcohol), son ya más de cincuenta ciudades de todo el mundo las que cuentan con la figura del «Alcalde de la Noche».

La iniciativa surgió en Ámsterdam en 2014 con Mirik Milan, que se convirtió en el primer alcalde de este tipo. Al año siguiente, según datos de la capital holandesa, las denuncias por violencia descendieron un 25 por ciento, y las de ruido hasta el 30 por ciento. Pronto, la iniciativa de este joven amante del ocio nocturno, se extendió a otras ciudades europeas que, en forma de alcalde o de comisión, se encargan de buscar un punto de encuentro entre los propietarios de los locales, el alcalde de la ciudad y los vecinos. Nueva York, Londres, Tokio, Berlín, Cali...., ya cuentan con una figura parecida, pero cada ciudad, consciente de sus propias circunstancias, ha escogido si su alcalde depende del Ayuntamiento o, en cambio, si es un ente independiente.

Desde Ámsterdam, Ella Overkleeft, cofundadora de la asociación Night-Mayor, justifica la creación de este rol porque «para la gente que disfruta durante la noche, no hay reglas, es el momento en el que pueden experimentar y ser diferentes» y es ahí donde aparecen los conflictos con los vecinos. Lo cuenta dentro del I Congreso de Ocio Nocturno Spain Nightlife, donde también participa Jorge Sanza, que podría ser su homólogo en España, aún sin implantar en ninguna ciudad. Sanza preside la asociación Nix y ha asumido como un reto personal proteger a la noche española dotándola de esta figura, y, según cuenta, lleva ya más de año y medio presionando a distintos alcaldes españoles para que la estudien.

La «zarina» londinense

«Hay dos formas de introducirlo en las ciudades: con comisiones, que son más horizontales, o como el alcalde, más piramidal», comenta a ABC Sanza. «Nueva York acaba de elegir a su primera alcaldesa de la noche, y en el caso de Londres, a su Zarina (de Zar), ambas nombradas por los alcaldes, y que pertenecen al Ayuntamiento», pero en palabras del presidente de esta asociación, «abogamos por el modelo Ámsterdam o Berlín, que tienen una comisión con equipo propio y son mucho más vanguardistas, para alejarlo de los vaivenes políticos».

En cuanto al tamaño, aunque esperan empezar con municipios como Madrid o Barcelona, Sanza recuerda que esto es para todas las ciudades, «porque en todas hay vida nocturna». En Holanda, por ejemplo, hay 15 alcaldes de la noche, en ciudades pequeñas también, porque, al final, «el alcalde promociona lo local, tanto a los artistas como a la juventud para atajar el problema de despoblación, de que los jóvenes se vayan a ciudades más grandes porque no tienen oferta cultural en la suya». Además, la figura de una entidad vigilante contribuye, según esta propuesta, a aumentar la calidad del ocio de cada ciudad, además de la seguridad y, unido a otras medidas como la de fomentar el transporte público, a reducir el número de muertes por accidentes de tráfico. Todo un reto al que los empresarios españoles, al menos, están dispuestos a subirse.