El secretario general de Cepesca, Javier Garat
El secretario general de Cepesca, Javier Garat - ABC

Alarma por el descenso en diez años de un 19% del consumo de pescado

El sector pide al Gobierno que baje el IVA del 10 al 4% y medidas de promoción

MADRIDActualizado:

Los españoles están dejando de consumir pescado. La tendencia de los últimos diez años es un continuo descenso que ha alarmado al sector. Una inquietud que afecta, no solo a los ingresos económicos de toda la cadena de producción, sino que también tiene consecuencias en el abandono de la dieta saludable.

Los datos no engañan. Si en 2007 el consumo de productos pesqueros era de 1.253, 86 toneladas, en 2017 cayó a 1.015,4. Ello supone una reducción de un 19%. Desglosando por hogares, y con la única excepción de las conservas, el consumo ha disminuido de 29,9 kilogramos por persona al año en 2007, a 23,7 en 2017. Una reducción de siete kilos. El acumulado de 2018, a falta de consolidar los datos de diciembre, sitúan el consumo por persona y año en 23,4 kilogramos, según datos de la Confederación Española de Pesca (Cepesca).

A pesar de ser el pescado fresco el que registra un mayor consumo doméstico (44,7% del total de productos pesqueros consumidos en 2017), el consumo de pescado ha descendido de forma importante. Solo en 2017, con respecto a 2016, redujo su presencia en el hogar un 4,5%, un descenso que puede explicarse por el incremento de su precio medio.

También se ha reducido el consumo de pescados congelados. En 2017, con respecto a 2016, experimentó una caída del 4,8%. También se reduce el consumo de mariscos/moluscos/crustáceos. En 2017 con respecto a 2016, el consumo de mariscos/moluscos/crustáceos congelados disminuyó un 4,4%. La reducción del consumo de mariscos/moluscos/crustáceos frescos fue aún mayor: del 6,4%. Y no se sustraen a esta tendencia los mariscos/moluscos/crustáceos cocidos, cuyo consumo se redujo un 6,2%.

Las causas de esta caída son varias, según el secretario general de Cepesca, Javier Garat. A los cambios de hábitos sociales. derivados de la falta de tiempo para hacer la compra y preparar los alimentos, se une el precio, especialmente en época de crisis.

Menos dieta saludable

Precisamente para intentar buscar una solución a este problema, Cepesca, en en colaboración con otros actores de la cadena de valor del sector pesquero, lleva tiempo reivindicando la reducción del IVA que grava a los productos de la pesca desde el 10% actual al 4%. De esta forma, el pescado estaría sometido a la misma presión fiscal que otros alimentos básicos en España como son el pan o la leche.Y, además, España se equipararía a otros países del entorno de la UE, donde los productos pesqueros tienen un trato fiscal favorable. También reclaman campañas de promoción, y el Gobierno las pondrá en marcha en septiembre.

Otra de las consecuencias de esta caída en el consumo es el empeoramiento de la salud, al abandonarse la dieta saludable. Desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) aseguran que «el pescado es una fuente de proteínas de alto valor biológico y de grasas insaturadas. Las proteínas tienen una función estructural y deben ser consumidas para reparar y formar tejidos».

La doctora Emilia Cancer, del área de Nutrición de la SEEN señala que «los alimentos proteícos de origen animal aportan también grasa. Así, el pescado es una fuente de proteínas de alto valor biológico y de grasas insaturadas, consideradas éstas grasas saludables». Por ello, en relación al consumo de proteínas de origen animal, aconseja «consumir más pescado que carne, y al menos dos raciones a la semana de pescado azul, que aunque tiene un poco más de grasa que el pescado blanco, el tipo de grasa que contiene es especialmente buena».

Finalmente, apunta que «se sabe desde hace años que la sustitución de grasas saturadas por grasas insaturadas (mono o poliinsaturadas) en la dieta contribuye a mantener niveles normales de colesterol y LDLc (colesterol «malo”) en sangre. Éstas grasas disminuyen los niveles de triglicéridos y poseen una acción vasodilatadora.