Aído se apoya en el «fistro» de Chiquito para incluir «miembra» en el diccionario

Nuevo capítulo en el descalabrado estreno de la ministra de Igualdad. Esta vez, Bibiana Aído, para justificar su utilización de la palabra «miembra» en su comparecencia en el Congreso de los

M. J. PÉREZ-BARCO. MADRID.
Actualizado:

Nuevo capítulo en el descalabrado estreno de la ministra de Igualdad. Esta vez, Bibiana Aído, para justificar su utilización de la palabra «miembra» en su comparecencia en el Congreso de los Diputados, y su sugerencia de que ese vocablo sea incluido en el Diccionario, se ha apoyado en el empleo de otros términos ingeniosos. En una entrevista concedida ayer al programa «La Ventana» de la Cadena Ser, Aído puso como ejemplo que «hay determinados anglicismos» y vocablos como «guay» o «fistro» que «no tuvieron tanta dificultad en ser incorporados al Diccionario» de la Real Academia Española (RAE) como la palabra «miembra».

Pero es que si bien «guay» ha sido un término recogido por la RAE, ni «fistro» -ni «finstro», si es que esta fuese su grafía-, expresión que se hizo famosa por los chistes del humorista Chiquito de la Calzada, aparecen en el Diccionario. Quizá venga a ser otro «lapsus», como el que la condujo a utilizar «miembras» y ella misma ha reconocido a lo largo de toda la semana.

Quienes no han tenido ningún lapsus, ni olvido, han sido los taquígrafos del Congreso de los Diputados, que en su transcripción de la comparecencia de la ministra Aído no incluyeron la palabra «miembras». La obviaron, probablemente porque no está registrada por la RAE.

En el fondo, Aído considera que es «interesante» que se haya abierto «un debate acerca del sexismo en el lenguaje». Sin embargo, piensa que las críticas que le han llovido -también por parte de académicos- al emplear el término «miembras» responden más a que pueden existir ciertos velos de machismo, porque «hay que tener en cuenta que, de los 43 miembros de la Academia, solamente hay tres mujeres», recordó.

Disidente en su partido

En esa entrevista, la ministra de Igualdad hizo otra rectificación y reconoció que durante su comparecencia en el Congreso -duró cerca de 50 minutos- debería «haber explicado bastante mejor» el nuevo teléfono para hombres que pretende poner en marcha, y no para maltratadores, como se entendió de sus declaraciones. Se hubiese evitado así muchas críticas esta semana, sobre todo de víctimas de la violencia machista y de asociaciones de mujeres.

Quizá para compensarlo, Aído anunció ayer que en los próximos días aparecerá una convocatoria de ayudas para las Comunidades autónomas y ayuntamientos con más de 150.000 habitantes que pongan en marcha «proyectos innovadores que aborden la protección de las víctimas» de la violencia machista.

Pero a la ministra de Igualdad le han salido disidentes con sus sugerencias semánticas, incluso entre las filas de sus propios compañeros del Partido Socialista. El ex vicepresidente del Gobierno y actual diputado Alfonso Guerra calificó de «un error gravísimo» pretender «darle la vuelta a la lengua» alegando motivos «sociales, políticos o culturales». Es más, afirmó que «si una elite quiere imponer» a la sociedad que se diga «miembra», está «perdiendo el tiempo y haciéndoselo perder a los demás». Y es que para Guerra la RAE «no cambia nada», sino que «recoge lo que habla la gente». Y «que yo sepa, no se dice «miembra»», matizó.

«Víctimas del buenismo»

No obstante, el diputado socialista no sólo se despachó con el revuelo causado por el empleo del término «miembra» por parte de la ministra de Igualdad, sino que además opinó sobre la violencia de género cuando hacía declaraciones sobre otro asunto. Para defender a la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, que mantuvo una conversación con una abogada detenida y acusada de incitar el asesinato de su ex marido, dijo que «ha sido víctima del «buenismo» en que hoy vive la sociedad» respecto a las mujeres maltratadas. Y prosiguió: «Una mujer que es maltratada por el marido es un drama terrible y al marido hay que condenarlo con todas las de la ley, pero pasar de ahí a que una mujer que diga «yo soy maltratada», y ya todo el mundo de rodillas, oiga, pues no».

Declaraciones que han salpicado a la ministra de Igualdad, porque el PP exigió ayer a Aído que pida disculpas en nombre de Alfonso Guerra por haber «frivolizado» con un asunto de tal envergadura. La diputada popular Eva Durán avanzó que el PP intentará dirigir en el próximo Pleno del Congreso una pregunta a Aído en este sentido.

Mientras tanto, el blog no oficial de la «ministra 2.0» suma visitas: ayer, en 24 horas tuvo más de 10.000.