De Izquierda a derecha: Rafael Hormigo, Agustín Téllez y Verónica Vigaray
De Izquierda a derecha: Rafael Hormigo, Agustín Téllez y Verónica Vigaray - TWITTER

Agustín Téllez, uno de los tres graduados de la carrera más difícil de España:«Con paciencia y esfuerzo todo se consigue»

Padre de dos hijos ha finalizado la carrera de Ingeniería de computadores en la Universidad de Málaga en tan solo dos años

MADRIDActualizado:

Solo hay tres estudiantes que hayan conseguido graduarse en Ingeniería de Computadores en la Universidad de Málaga en la promoción 2018-2019, y uno de ellos es Agustín Téllez Chica, malagueño de 44 años y padre de dos niños pequeños ha tardado tan solo dos años en terminar esta carrera que ha sido calificada como «la más difícil de España».

Su madre Carmen Chica Quero, madre de otros 9 hijos, no esconde el orgullo que siente por Agustín. «Estoy muy contenta por mi hijo es muy trabajador, pero sobre todo es honrado que es lo más importante». Trabajando «noche y día» en una pequeña tiendecita que tenía en el municipio de Vélez-Málaga consiguió sacar a su familia adelante y darles a sus hijos la oportunidad, que ella nunca tuvo, de poder estudiar. «Quiero para mis hijos lo mejor. Ojalá yo hubiera podido aprender a leer y escribir para poder estudiar», dice. Una oportunidad bien aprovechada por su hijo que es ya conocido en todo el país por convertirse, junto a Rafael Hormigo y Verónica Vigaray, en uno de los tres estudiantes en superar la carrera.

Agustín comenzó una ingeniería técnica en informática de sistemas, pero no llegó a entregar el proyecto de fin de carrera, cuando quiso hacerlo su titulación se había extinguido. «Tenía ganas de tener una titulación oficial y la única manera de conseguirlo era convalidar las asignaturas que pudiera y comenzar de nuevo un grado universitario». Gracias a la convalidación de varias asignaturas y con mucho esfuerzo y paciencia ha terminado la carrera en 2 años. «No me hacía falta el título porque tengo bastante experiencia, pero me apetecía tenerlo». Ha trabajado en la central del Banco Popular y en Fujitsu España, una de las multinacionales de informática más grandes del país.

Más de la mitad de los alumnos deciden abandonar en el primer año debido al grado de dificultad que presenta esta carrera universitaria. «Entran pensando que está relacionado con los videojuegos, los ordenadores y la informática, pero no es así. Es una ingeniería con asignaturas de matemáticas, álgebra y cálculo». Métodos estadísticos para la computación, es una asignatura de primer curso, y no logran superarla el 95,7% de los estudiantes, según datos del Servicio de Calidad correspondientes al curso 2017/18. De los 93 alumnos matriculados ese curso, solo aprobaron cuatro. A esta se suman otras muchas asignaturas que registan el 89,6%, 83,7 % o el 82,9% de alumnos que no consiguen aprobar.

Hay cuatro grados distintos de este tipo para elegir no tan complejos. «En los otros grados hay entre 30 y 40 personas que se graduan este año». El grado de Ingeniería de computadores tiene menos demanda es más específico y llama menos la atención a la gente. Para acceder piden una nota bastante baja, «a veces se mete la gente por eso para luego cambiarse de grado».

Una carrera de fondo que Agustín no hubiera podido superar sin el apoyo de su familia. «Ha supuesto un gran esfuerzo para mi y que mi familia me apoye y reconozca el trabajo que he hecho me hace muy feliz». Compaginar su trabajo en el Parque Tecnológico de Málaga con los estudios no ha sido tarea fácil. «Sin mi mujer que ha estado con los niños mientras yo trabajaba, no lo hubiera conseguido». Sus hijos, una niña de 9 años y un niño de 4, siguen sus mismos pasos. «Tengo mucha suerte».

Aunque estos años han sido duros reconoce «han merecido la pena». Para Agustín no se trata del coeficiente intelectual sino basicamente «de estar concienciado y saber lo que uno realmente quiere. Estudiar hay que estudiar mucho, pero con paciencia y esfuerzo todo se consigue».