Buzos de la policía durante la extracción del coche del lago Griffin
Buzos de la policía durante la extracción del coche del lago Griffin - Royal Canadian Mounted Police

Un adolescente ayuda a resolver «de casualidad» el caso de una mujer desaparecida hace 27 años

Max Werenka encontró un coche en un lago en Columbia Británica (Canadá), lo que ayudó a resolver el misterioso suceso

ABC
Actualizado:

Max Werenka, un adolescente de 13 años, ha ayudado a resolver el caso de una mujer desaparecida hace 27 años gracias a «una serie completa de casualidades», como ha afirmado Nancy, la madre del menor, a People. «Era como si estuviera destinado a suceder».

Werenka descubrió, a mediados de agosto, lo que parecía ser la silueta de un coche sumergido en un lago de la Columbria Británica canadiense. Para cerciorarse, y tras dar aviso a la policía, se sumergió y usó una cámara GoPro para grabar el lugar exacto del vehículo.

Tras mostrar las imágenes a las autoridades, los buzos de la policía regresaron horas después con una grúa, que sacó el coche –un Honda Accord de los años 80– del agua. En su interior, además, encontraron el cadáver de una persona y documentación.

El cuerpo hallado resultó pertenecer a Janet Farris, una mujer que desapareció en 1992 mientras se dirigía a una boda en la provincia de Alberta. La familia de Farris la buscó durante décadas, pero el paso del tiempo les llevó a pensar en que la mujer no seguía con vida.

George Farris, hijo de la víctima, ha explicado que la familia ya tiene «cierre» para el caso y, al fin, conocen el «final de la historia». La policía, por su parte, ha comunicado que no tiene indicios de que hubiera ningún delito involucrado en el accidente.