Asesina a su mujer embarazada e hijas y sus suegros le perdonan la vida evitando que le condenen a muerte

Chris Watts, «el monstruo de Denver», se declaró culpable de haber asesinado a su esposa Shannan y a sus pequeñas Celeste y Bella

Actualizado:

Chris Watts, de 33 años, ha llegado a un acuerdo con la fiscalía después de asesinar a su mujer embarazada, Shanann Watts, y a sus hijas Celeste y Bella, en la casa familiar de Colorado, en Estados Unidos, el agosto pasado.

Watts lloró en la corte cuando se declaró culpable de los cargos de asesinato en primer grado, de manipulación de un cuerpo humano fallecido y un cargo de terminación ilegal de un embarazo. La solicitud de no pedir la pena de muerte vino de la familia de Shannan, según informa CBS Denver.

Watts previamente había negado los cargos e incluso hizo una petición en televisión para pedir que su familia regresara después de denunciar su desaparición en Frederick, Colorado.

El cuerpo de Shannan fue encontrado enterrado en una tumba poco profunda, mientras que las niñas habían sido arrojadas en tanques de petróleo en la propiedad del exempleador de Watts.

Watts fue arrestado al día siguiente de realizar su llamamiento en televisión y acusado de asesinato en primer grado y otros cargos por delitos graves en los asesinatos.

El temor a ser condenado a muerte fue lo que hizo que Watts se declarase culpable. Una decisión que no fue tomada por el estado de Colorado, sino por la familia de las víctimas. Fueron los padres de Shanann y abuelos de las niñas quienes lo decidieron porque «no querían arrebatar la vida a Chris». Según la Fiscalía, Sandra, la madre de Shanann, dijo: «Él tomó la decisión de llevarse esas vidas. No quiero estar en la posición de decidir llevarme la suya».

Fue una decisión de la familia de Shannan darle la oportunidad a Watts de admitir el crimen y evitar un proceso que inexorablemente lo llevaría corredor de la muerte.

El «monstruo de Denver» será sentenciado a cadena perpetua el próximo 19 de noviembre.